Cuarzo y serenidad color Pantone 2016

Por primera vez en su historia y cuando todo indicaba que el Rosa Cuarzo iba a ser el color Pantone para 2016, el pasado 3 de diciembre la firma nos ha sorprendido anunciando que para este nuevo año “su color” estará compuesto por dos tonos. El Rosa Cuarzo (13-1520) y el Serenidad (15-3919) son los colores Pantone 2016.

Según la empresa de colores, este dúo es “una elección simbólica”. Definen al Rosa Cuarzo como “convincente aunque moderado, que expresa compasión y un sentido de la compostura”, mientras que que el Serenidad es “ligero y liviano, como el cielo azul expandiéndose sobre nosotros, trayendo sentimientos de calma y relajación incluso en tiempos turbulentos”.

¿Por qué rosa cuarzo?

“Como el consumidor busca su bienestar como antídoto del estrés de la vida moderna, le da la bienvenida a los colores que psicológicamente satisfacen nuestros deseos de reafirmación y seguridad”, explican desde Pantone. “Juntos, el Rosa Cuarzo y el Serenidad demuestran un equilibrio inherente entre un tono rosa que aporta calidez y un color azul que da tranquilidad, reflejando conexión y bienestar así como suavizando el sentido del orden y la paz”, reafirman.

 

¿Quiénes son las personas que deciden que el color del año es uno y no otro? ¿Cómo lo eligen y con qué criterios? “Una vez leí en una revista alemana que lo decide un grupo de personas que se sientan, beben demasiado y de allí donde cae el dedo sale el color del año”, dice con sorna Carola Seybold, directora de Pantone Europa, que ha visitado Madrid con motivo de la presentación de una alianza a tres bandas con la marca de pinturas ALP y Leroy Merlin para comercializar una colección de pinturas en tonos Pantone.

“Obviamente no es así”, afirma Seybold. Detrás de esa elección están tres directivos de la firma —la ya mencionada Eiseman, Laurie Pressman y David Shah— más un grupo de 40 expertos de todo el mundo que se mantienen en contacto permanente. “Tienen en cuenta muchos factores: cuestiones sociales, el momento económico, películas, vídeos o música del momento, qué color piensan que es importante en ese momento algunas grandes empresas…”, explica Seybold. “Entre todos deciden una familia de color. Si creen que se necesita energía, por ejemplo, piensan en la gama de los rojos y a partir de ahí, en qué dirección ir dentro de una paleta que engloba 2100 tonos… si ir hacia el amarillo o hacia el marrón. Una vez elegido el tono concreto, hay que encontrar el nombre. Es muy importante que no signifique nada inconveniente en ningún lugar del mundo”, apunta.