Requisitos mínimos de seguridad para los equipos de trabajo en las empresas

El empresario tiene la obligación de tomar las medidas que sean necesarias para que los equipos de trabajo puestos a disposición de sus trabajadores sean adecuados al trabajo que deba desempeñarse con ellos. A tales efectos, se considera “equipo de trabajo” a cualquier máquina, aparato, instrumento o instalación utilizado en el trabajo. Podemos concluir que todas las máquinas son equipos de trabajo, pero no todos los equipos de trabajo se consideran máquinas a efectos legales.

Por tanto, todas las máquinas deberán cumplir con los requisitos mínimos de seguridad que le sean de aplicación, recogidos en el anexo I del Real Decreto 1215/1997 y deberán ser utilizadas de acuerdo al anexo II del mismo Real Decreto por ser equipo de trabajo.

Si un equipo de trabajo además cumple con la definición general de “máquina” de la Directiva de Máquinas:

Conjunto de partes o componentes vinculados entre sí, de los cuales al menos uno es móvil (por tanto tiene que haber movimiento), asociados para una aplicación determinada, provisto o destinado a estar provisto de un sistema de accionamiento distinto de la fuerza humana o animal…

y su fecha de fabricación es posterior a diciembre de 1994, tendrá que cumplir también con los requisitos establecidos en el anexo I de dicha Directiva. Estos requisitos son más exigentes que los del Real Decreto 1215/1997, por lo que si una máquina cumple con los requisitos de la Directiva se puede considerar que cumple también con las exigencias del Real Decreto.

El fabricante de máquinas afectadas por la Directiva deberá entregar junto con la máquina la siguiente documentación:

  • Marcado CE. Placa identificativa colocada sobre la máquina en la que figuran entre otros, el año de fabricación y los datos del fabricante.
  • Declaración CE de conformidad. Se trata de un documento en el que el fabricante declara que el diseño de su máquina es seguro y cumple con lo exigido en la Directiva de máquinas y otras directivas que le pudieran ser de aplicación.
  • Manual de instrucciones. Es fundamental que el manual de instrucciones contemple todos los aspectos de montaje, operativos y de mantenimiento que sean necesarios conocer por parte de los usuarios para que la máquina sea utilizada con total garantía de seguridad. El usuario debe exigir que el manual esté en una lengua comprensible para sus operarios.

Autora: Christie Cacho Sousa Novoa, Técnico de PRL especialista en máquinas FREMAP