electra max UV Kodak

El futuro de la impresión UV por Kodak

Con todo el ajetreo alrededor de la impresión digital en la última década, es fácil omitir el hecho de que durante el mismo periodo de tiempo se han producido enormes cambios en la impresión offset. Alrededor del 97 % de las páginas impresas provienen de sistemas de impresión offset, con solo un 3 % de impresión digital, de forma que los cambios en la tecnología offset tienen potencialmente un gran impacto tanto en los impresores individuales como en el sector en su globalidad y por ello se sigue innovando como en la tecnología UV.

Es probable que el cambio más apreciable en la tecnología de impresión offset haya sido la tendencia hacia tintas con secado por UV. La tecnología UV se ha utilizado en el sector de la impresión desde hace mucho tiempo, especialmente en packaging, etiquetas y formularios comerciales para impresoras, pero hasta hace poco no había tenido mucha aplicación en otras áreas. Sin embargo, en los últimos años, el UV ha despegado entre los impresores comerciales, principalmente debido a las tecnologías UV de baja energía que han introducido los principales fabricantes de sistemas de impresión.

En Kodak, han vigilado muy de cerca el movimiento hacia el UV, hablando con sus clientes acerca de las mejoras que veían en sus operaciones de impresión con UV, trabajando con ellos para que la transición sea lo más suave posible y desarrollando nuevos productos que puedan ampliar aún más las ventajas de UV.

Nueva tecnología implica más nueva tecnología

El cambio a un sistema UV requiere una revisión completa de todos los componentes actuales que pasan por los sistemas de impresión y serán necesarios varios cambios. No es solo que la impresora cambie sus tintas, además habrá que buscar compatibilidad con los productos químicos, mantillas, sustratos, entre otros elementos. En concreto, este tipo de impresión puede suponer todo un reto para las planchas de impresión. La buena noticia es que los científicos e ingenieros de Kodak están muy familiarizados con la tecnología UV y han desarrollado una nueva e innovadora tecnología de planchas, específicamente para aplicaciones de impresión UV, que incluye de baja energía.

Son necesarias nuevas tecnologías de planchas porque en un sistema UV, los lavados de mantilla y los limpiadores de planchas que se requieren para limpiar las tintas especiales de secado por UV también son agresivos con el recubrimiento de las planchas de impresión. Además, debido a que los productos químicos se han hecho más respetuosos con el medioambiente, ofrecen menos protección para las planchas. Tradicionalmente, Kodak proporcionaba planchas que podían hornearse para que admitieran los agresivos productos químicos utilizados con UV, pero el horneado no es muy respetuoso con el medioambiente porque utiliza mucha energía y produce un exceso de calor.

Las planchas más recientes de Kodak, como las planchas térmicas KODAK ELECTRA MAX, ofrecen una resistencia superior a los disolventes sin necesidad de horneado y por lo tanto, son ideales para aplicaciones UV, además requieren menos revelador en la preimpresión que las planchas de la anterior generación y aumentan sus beneficios medioambientales. Las planchas sin procesado KODAK SONORA reducen aún más el impacto medioambiental al eliminar el consumo de energía, agua y productos químicos del procesado de planchas.

Ventajas de UV

  • Menos emisiones de COV
  • Las tintas se pueden secar en plástico y otros sustratos no porosos
  • Las tintas no tienen que absorberse en el papel ni secarse rápidamente
  • Si pasa por el sistema de impresión, puede imprimir en él
  • Se deja que los puntos de tinta se asienten sobre el sustrato, lo que reduce la contaminación y proporciona más detalles y colores más vibrantes.
  • Mayores niveles de brillo y resistencia superior al roce

¿Qué nos depara el futuro? Esperamos que haya muchas nuevas innovaciones relacionadas con la impresión offset, ya sea por parte de los fabricantes de sistemas de impresión, de los proveedores del sector o de los propios impresores. Y, por supuesto, como inventores del CTP térmico y ser los primeros en presentar una exitosa tecnología de planchas sin procesado, Kodak también tomará la iniciativa en las nuevas tecnologías.

 


¿Offset versus Digital?

La tecnología de impresión más utilizada en el mundo sigue siendo el offset aunque la digital crezca con fuerza. Pero, ¿cuál es su futuro? Clientes, impresores y expertos se resisten a elegir y auguran larga vida a las dos tecnologías.

Grupo Aries abrió puertas hace 40 años como imprenta en Pinto (Madrid) pero asegura que volvió a nacer en 2009. Fue entonces cuando decidió hacer frente a la crisis reinventándose: pasó de ser impresor a ofrecer un servicio completo de comunicación gráfica y se alió con cuatro empresas (Imagen, Gráficas Cañizares, Sidecprint y Dinaprint). Desde entonces, comercializa servicios de comunicación crossmedia (que integran e interrelacionan canales online y offline), impresión en offset y en digital, diseño gráfico y web. El éxito de su reinvención es evidente: en 2013 crecieron un 28% en pedidos y un 38% en número de trabajadores.
Centenares de empresas gráficas han seguido el mismo camino y no renuncian a dos tecnologías que son, y parece que seguirán siendo, complementarias. Sólo el volumen de las tiradas, el valor añadido o la especialización determinarán el uso del offset o de la impresión digital.
Offset, tecnología líder y con futuro
Solo el 1% de lo que se imprime en todo el mundo (en volumen) es con tecnología digital. Está claro, pues, que el offset, con todas sus variedades, es la tecnología líder. Jordi Quera, presidente de la Asociación Española de Suministradores para la Industria Gráfica, Embalaje y P.L.V. (Graphispack), asegura que "el offset es el sistema que ofrece, en general, la calidad más alta (máxima resolución) y, por tanto, las aplicaciones que lo requieran preferirán esta tecnología". Y añade: "la mayoría de impresiones de seguridad en el mundo se hacen en offset, los catálogos, etiquetas y el packaging de alta calidad, también. La clave radica en aquellos trabajos en los que, además, el offset es el más productivo".
A pesar de su liderazgo, Jordi Quera admite que, en los últimos tiempos, "el offset en plano ha perdido fuerza en los ámbitos de la edición, prensa y en la impresión comercial (casi un 50% de este mercado), donde Internet le ha usurpado parte de la producción y donde está entrando con fuerza la impresión digital". En otros mercados, en cambio, el offset se mantiene o crece: "como por ejemplo, en el de etiquetas, en el de prospectos farmacéuticos o en los mercados de seguridad". Quera enumera decenas de casos de éxito con tecnología offset: "impresión de flexible; etiquetas en offset rotativo o semi; mercado de seguridad, en el que se requieren especificaciones de impresión de líneas finas con tintas especiales, en impresión comercial y en todas aquellas aplicaciones que exigen calidad y fiabilidad".

Jordi Collado, director comercial y de marketing de IPAGSA, compañía especializada en planchas de offset, es tan optimista o más. Asegura que "los segmentos más pujantes de la industria gráfica, como el packaging, apuestan cada vez más por la tecnología offset como la mayoritaria para su estrategia productiva". "Sigue siendo la que ofrece soluciones de mayor calidad y costes más competitivos –añade-, por lo que podemos augurar un futuro muy positivo".

Previsiones aparte, Jordi Quera aconseja no plantear disyuntivas: "debemos empezar a no pensar en una tecnología concreta de impresión, sino en la combinación de tecnologías para conseguir la máxima flexibilidad para producir cada tipo de impreso". La clave es adaptarse a las exigencias del consumidor y ser competitivos. La tecnología offset mejora día a día con novedades que permiten aumentar su competitividad: nuevas máquinas que reducen los tiempos de preparación y automatizan procesos, innovaciones que ahorran el consumo de productos químicos y costes, etc. Según Jordi Collado, los impresores están invirtiendo en offset para aumentar capacidad productiva: "cualquier impresor hoy está produciendo con un nivel de competitividad mucho mayor que cinco años atrás. De otro modo ya no estaría activo. Esto demuestra que el offset está más vivo que nunca, precisamente porque se está adaptando a los nuevos retos y cambios del mercado actual".