Entrevista a Gunnar Vogt, Director General de Heidelberg Spain

El Director General, Gunnar Vogt, entró en Heidelberg como ingeniero mecánico en 1999, trabajando con las GTO y las Quickmaster. Fue en el momento en que la compañía estaba en el proceso de salir a Bolsa. En 2003 aceptó el reto de trabajar en China, en nuestra agencia de venta Heidelberg China Ltd. Era el tiempo de crecimiento del país y se vendían más de 400 máquinas offset al año. En poco tiempo se inauguró la fábrica de máquinas offset en el país asiático, y aquel proyecto fue un gran éxito para Heidelberg. En 2008 se le asignó un puesto en el Management de Heidelberg Corea del Sur y allí empezaron los tiempos difíciles con la crisis financiera. Después trabajó 2 años en Indonesia, un mercado de 240 millones de habitantes y mucho Packaging. En 2012 regresó a la casa matriz y tuvo la suerte de trabajar 9 años con nuestros agentes en Latinoamérica. Gunnar guarda un gran recuerdo de esta etapa. Un sistema de impresión altamente automatizado

Como profesional con formación alemana y experiencia en mercados tan dispares como Sudamérica o Corea, ¿piensa que Heidelberg funciona como elemento homogeneizador, o cada Branch funciona de forma distinta?

Todos nuestros clientes se enfrentan en su día a día a problemas similares: cómo crecer en un mercado con mucha competencia. Existen condiciones particulares para cada mercado, pero independientemente del país, al final, los clientes que decidieron invertir en una nueva Speedmaster han sido en su mayoría capaces de obtener beneficios.

En cada momento y en función de las condiciones de cada país, siempre traté de aconsejar a los clientes la mejor opción. En China, al principio vendíamos máquinas con poca automatización, ya que la mano de obra era muy barata; poco a poco eso también cambió. En Corea, un país muy productivo, nuestros clientes ya tiraban 50 millones de pliegos por año con las XL105.

Cada país, condiciones y momento indican cuales son las herramientas de producción óptimas. Para la gran mayoría de nuestros clientes -compañías familiares- pienso que la CD/CX102 y ahora la CX104 es la máquina con la cual pueden ganar más dinero. Por otro lado, la XL106 es un equipo pensado para la producción industrial 24/6. Más allá de los 30 millones de pliegos por año, hoy en día, algunas imprentas tiran 90 millones de pliegos en una XL106; con un equipo así podemos reemplazar dos máquinas CD102.

Usted ha trabajado en China y, por tanto, ha vivido el crecimiento de los mercados asiáticos. ¿Cree que el nuevo panorama internacional implica una nueva dinámica?

Todo dependerá de cómo evolucione la “guerra comercial” entre el Occidente y China. China, con sus 1.400 millones de habitantes, no solo dispone de un mercado interno grande, sino que se ha vuelto un “superpower internacional”. Como Heidelberg, muchísimas compañías alemanas tienen dependencia de China. Pero hemos de verlo como una oportunidad, podemos producir allí y en Europa. El problema lo veo más en la materia prima y los componentes. A este respecto, el Occidente depende demasiado de la capacidad productiva de los mercados asiáticos y cambiar esta dinámica va a ser un largo camino.

Usted ha trabajado en diferentes países llamados Bric, por eso su punto de vista es importante. ¿Cómo ve el papel de Europa en el futuro?

Yo soy un gran fan de la Unión Europea. Para mí, Europa es más que un mercado, es cuna de la democracia, y su justicia y los medios aún son bastante independientes. Esta libertad, para mí vale más que cualquier aspecto comercial. Muchos actores quieren desestabilizar Europa para beneficio propio, pero si Europa sigue defendiendo sus valores seguiremos avanzando por el camino correcto.

¿Cuáles son los factores positivos que destacaría actualmente del sector de la impresión?

Ok, cambio de tema... Hablando de las artes gráficas, veo el impacto de la revolución digital que estamos viviendo en todos los sectores. La era de internet requiere nuevos modelos de negocio. El software cada vez es más importante... Para poder acceder y procesar más pedidos y para manejar los actuales equipos que ya son simples robots. Quizás no es positivo para todos, porque muchas compañías aún siguen produciendo como hace 20 años atrás, y este sector seguro que va a tener problemas en el futuro si no encuentran su nicho.

¿Cuáles son las nuevas soluciones y tendencias para el futuro?

Pienso que para el sector de impresión comercial la meta es crecer en un mercado decreciente. La clave es poder incrementar el volumen de producción y abaratar sus costes, y eso solo es posible conseguirlo invirtiendo en maquinaria actual.

El sector del packaging está creciendo en paralelo a la conversión de materiales plásticos a materiales reciclables, como el cartón. La clave aquí es encontrar su nicho de mercado, ya que las grandes producciones quedarán en manos de las compañías multinacionales.

¿Cómo afronta el reto del mercado español y cómo ve su futuro?

En los últimos 2 meses he estado visitando numerosas compañías en España, muchas de ellas empresas familiares. Las que no han hecho el cambio generacional y siguen trabajando con tecnología de hace 20 años atrás posiblemente tengan problemas. Sin embargo, he visto empresas con un fuerte deseo de renovar su parque de maquinaria. Creo que esta dinámica va a ser fundamental para poder subsistir en el océano rojo de la Industria Gráfica.

Por otro lado, tenemos el tema de las subvenciones. Aún soy novato en este asunto, pero parece que países como Italia y Francia se han movido más rápido que España o Portugal. En cualquier caso, las subvenciones también tienen un lado negativo, a veces se invierte más de lo necesario. En esto veo el chance de España.

Las imprentas que antes afronten la renovación de sus equipos de producción —independiente de subvenciones— serán las que destaquen en el mercado.

¿Cuáles son los grandes cambios que prevé a corto/medio plazo para Heidelberg con su llegada?

Tenemos un buen equipo en Heidelberg Spain, pero tenemos que trabajar para que nuestros procesos internos funcionen más rápido. Para acelerar estos procesos vamos a migrar de nuestro viejo SAP al sistema de Heidelberger Druckmaschinen AG. En este nuevo escenario podremos eliminar mucho trabajo duplicado y podremos ser más eficientes a la hora de atender las necesidades de nuestros clientes.

Los últimos años, influenciados por el impacto de la pandemia, han puesto de manifiesto que la digitalización es básica para subsistir en casi cualquier mercado. ¿Qué aporta Heidelberg a la digitalización?

Hay dos campos, en los cuales Heidelberg puede dar soluciones muy interesantes. Por un lado, la integración más completa de los procesos de producción mediante el software de suscripción Prinect Production Manager.

Por otro, el análisis de producción mediante la conexión remota de las máquinas. Con el nuevo Remote Agreement los clientes no solo podrán obtener ayuda remota, sino también video-soporte, y podrán analizar la producción. Los ahorros de tiempo y la transparencia son factores clave para optimizar la producción.

Últimamente escuchamos de forma habitual servicio enfocado a la satisfacción del cliente, o ‘Impresión sostenible’ ¿Son simples eslóganes o en el caso de Heidelberg son parte de su filosofía? ¿Estamos ante una declaración de intenciones o los podemos considerar proyectos consolidados?

El servicio técnico siempre ha sido un elemento clave para Heidelberg. Somos la compañía que tiene más técnicos en el mercado, pero también más máquinas. A veces no somos los más rápidos, pero, finalmente, resolvemos casi todo. Tenemos que trabajar en l rapidez, y para ello ya hemos avanzado con nuestra hotline centralizada en el 664 664 500. Por supuesto, nuestro nuevo ERP también nos ayudará a mejorar y, sin duda, los clientes lo van a notar.

¿Hay algo más que le gustaría añadir?

Sí. Pienso que, al final, nosotros, los que trabajamos en Heidelberg España, y nuestros clientes estamos en el mismo barco. Somos socios estratégicos. Por tanto, podemos trabajar juntos y ganar o tomar riesgos juntos, pero la meta siempre será buscar el win-win.

Defíname en una frase cuál es su reto para el futuro.

Con todo lo que pasa en el mundo, manejar esta empresa por el bien de nuestros empleados. Trabajar como un equipo para que los clientes que quieren trabajar con nosotros prosperen y así nosotros también. Este siempre ha sido el “espíritu de Heidelberg”.


La Universidad de Alcalá acogerá el Museo Didáctico Ángel Gallego Esteban sobre las Artes Gráficas

La colección incluye libros, maquinaria y otras piezas directamente vinculadas con la historia de las artes gráficas.

La Universidad de Alcalá se convertirá en la sede, próximamente, del Museo Didáctico Ángel Gallego Esteban sobre las Artes Gráficas, un espacio expositivo que exhibirá piezas de la colección de este empresario, como forma de rendir homenaje a la profesión y dar a conocer su evolución desde la invención de la imprenta.

La cesión de las piezas se ha hecho efectiva con la firma de un acuerdo entre el rector de la UAH, José Vicente Saz, y el propio Ángel Gallego, propietario de tan extensa colección, que recoge las bases de la instalación del museo en el Edificio Cisneros de la Universidad de Alcalá.

Durante el acto, José Vicente Saz ha recordado que la imprenta, la Universidad de Alcalá y la ciudad de Alcalá de Henares están íntimamente ligadas desde sus orígenes, en primer término, por la impresión de la Biblia Políglota, impulsada por el cardenal Cisneros, y, posteriormente, por el interés en difundir el conocimiento, que permitió el auge de diferentes profesiones vinculadas a la producción de libros y documentos.

Por su parte, Ángel Gallego Esteban ha agradecido el acuerdo alcanzado, que va a permitir contar en la ciudad con un museo que acercará a las generaciones futuras el arte de este oficio.

Sobre Ángel Gallego Esteban
Nacido en La Horra (Burgos), Ángel Gallego llegó a Madrid en el año 1942, a la edad de 14 años, y fue entonces cuando comenzó a trabajar como aprendiz de cajas y linotipia en una imprenta.

Desde entonces, su trabajo siempre estuvo ligado a la impresión y al uso de diferentes técnicas y maquinaria, bien como empleado, bien como empresario, ya que fundó, junto a su socio Germán Gutiérrez, la empresa Litografía GÁEZ de Artes Gráficas, que llegó a dar empleo a más de 200 trabajadores.

Con su jubilación en 2007, Ángel decide rendir homenaje a las Artes Gráficas y crear un museo, con la intención de recopilar todos aquellos objetos, bibliografía y documentos relacionados con su profesión.