Residuos electrónicos

Dado que son productos muy complejos que generalmente incluyen numerosas partes y componentes, la respuesta a dar no es fácil y se acaba "tirando por la calle de en medio"

Autor: Sergio Ródenas, Servicio de Medio Ambiente

Esta es una pregunta a la que se enfrentan muchos responsables de calidad y medioambiente en las empresas a lo largo de una auditoría de medioambiente, cuando el personal de la empresa acude a su mesa para preguntarle en que contenedor depositan un equipo obsoleto o averiado (pantallas y ordenadores, impresoras, móviles, equipos de aire acondicionado…)

Dado que son productos muy complejos que generalmente incluyen numerosas partes y componentes: piezas metálicas y plásticas variadas, carcasas de plástico, madera o metal, tarjetas de circuitos impresos, tubos de rayos catódicos, pantallas de cristal líquido, cables, pilas, baterías, componentes eléctricos y electrónicos, diversos fluidos, contrapesos de hormigón, cartuchos de impresión, motores eléctricos, etc. algunos de ellos de naturaleza peligrosa, por lo que la respuesta a dar no es fácil y se acaba “tirando por la calle de en medio”.

En muchos casos se responde que el punto limpio, o que al contenedor de baterías usadas, o peor aún, que no se sabe y que lo tiren fuera, en los contenedores de residuos urbanos. Grave error este último ya que en el caso de un teléfono móvil, (donde los metales representan el 23 % de su peso) se puede contar con la presencia de 40 de los metales recogidos en el sistema periódico: metales básicos como el cobre, estaño, metales especiales como el cobalto, indio y antimonio, y metales preciosos como la plata, oro y paladio.

Hay que tener en cuenta que los residuos procedentes de los aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) han continuado incrementándose, los ciclos de innovación son cada vez más breves y la sustitución de los aparatos se acelera, convirtiendo estos en una fuente creciente de residuos, y esta pregunta, cada vez, será más habitual.

Para ayudarnos a responderla correctamente tenemos el nuevo Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, en vigor desde el 22 de febrero de 2015.

Si hay algo que caracteriza a esta nueva norma es que prioriza la producción y consumo sostenibles mediante, de forma prioritaria, la prevención de la generación de RAEE y el fomento de técnicas de tratamiento como la preparación para la reutilización y por primera vez se contempla el aparato eléctrico usado, del cual pretendemos deshacernos, pero que aún funciona, y por lo tanto no es residuo, de acuerdo a la Ley 22/2011, de residuos.

En ese caso, el Real Decreto nos dice que, cuando sea posible, se destinarán los aparatos usados a un segundo uso mediante su entrega:

  • a entidades sociales sin ánimo de lucro que puedan dar un segundo uso a los aparatos,
  • a los establecimientos dedicados al mercado de segunda mano, o a través de otras vías de entrega para su reutilización y alargamiento de la vida útil de los productos. En el caso de que exista una comercialización del aparato usado, ésta se acreditará a través de un documento, como una factura formalizada, que acompañe al AEE y que pudiera identificar al comprador y al vendedor.

Si el aparato se considera residuo, porque el aparato resulta inutilizable, por falta de componentes esenciales o por daños estructurales difícilmente reparables, entre otras causas, los usuarios  deberán entregarlos como RAEE siguiendo las previsiones de este real decreto, y que en el caso de las empresas no es otro que entregarlo a un gestor autorizado de residuos.


El lenguaje en las relaciones laborales

Otro mensaje es posible a la hora de entender las relaciones laborales

Autor: Jesús Alarcón Fernández. Coach  ejecutivo y sistémico CORAOPS.

Me he permitido hacer una  aproximación al lenguaje que se utiliza en el mundo del trabajo y  tras una mínima profundización he tomado conciencia del largo camino que tenemos  por delante como Coaches. Al menos, así lo entiendo yo.

Por empezar por lo más básico, la denominación más extendida de los estudios universitarios relacionados con las personas y las relaciones laborales es la de “Recursos Humanos”. Tan solo he encontrado una Universidad, en Madrid, que haya sustituido esa denominación por la de “Dirección y desarrollo de personas”.

Es frecuente también que en el mundo de la empresa se conceptúe a los empleados como “capital humano” o se haga referencia a ellos como su “mejor activo” o “factor trabajo”. Tanto la palabra “recurso” como estos tres últimos, son términos vinculados al lenguaje financiero, económico o mercantil  y de aplicación impropia cuando se habla de personas. Fundamentalmente, porque las posiciona al mismo nivel que otros recursos productivos de la empresa, lo que, a mi juicio, pudiera ser la primera invitación a “gestionar” a las personas de igual manera que al resto de recursos. Y además, este lenguaje despersonaliza, deshumaniza y discrimina a la figura del empresario, como si este, en verdad, no formara parte del colectivo humano de una empresa.

Otra reflexión me ha surgido tras realizar un breve análisis del Estatuto de los Trabajadores y algunos Convenios Colectivos. Merece destacarse el hecho de  que el lenguaje que se plasma en las normas básicas que regulan las relaciones laborales evoca un clima de enfrentamiento y rivalidad poco productivo para la convivencia armónica en el seno de las empresas. Y además, potencia la división de las personas entre clase trabajadora y clase empresarial. Y lo que divide, separa.

Se puede destacar que aunque en algunos textos se ha sustituido la denominación “Poder de dirección del empresario”, que sugería la dirección basada en el poder, por  la de “Facultades del empresario”, todavía siguen constando un número de obligaciones propias del ejercicio del poder que a unos y a otros les confieren las normas. De una somera lectura de estos textos se puede presumir la desconfianza y la permanente sospecha que la aplicación de la normativa  ha trasladado a las relaciones laborales. Hasta el punto que los protagonistas han de vigilarse entre sí, como así se expresa en numerosos artículos.

Algunas frases como: “Inviolabilidad de la persona del trabajador”,  “verificación del estado de la enfermedad, “el trabajador debe al empresario la diligencia y colaboración…”posicionan a los protagonistas en un ámbito de desconfianza mutua y recelo permanentes, donde cada parte del contrato debe permanecer en alerta ante el presumible engaño de la otra. Estos ejemplos son solo una mínima parte de lo que se podría descubrir en un análisis detenido de nuestra normativa laboral.

Pudiera ser que todavía las relaciones laborales no puedan ser entendidas de otra manera, pero yo prefiero creer que otro lenguaje es posible.

Un tercer ámbito, igualmente improductivo para las relaciones entre personas, es el lenguaje que utilizan algunos agentes sociales. Los sindicatos más representativos utilizan un lenguaje poco conciliador. Basta con  navegar por sus páginas web o escuchar los mensajes que lanzan en sus concentraciones  para observar cómo posicionan al colectivo que dicen representar. “Te están quitando tus derechos” “El empleo que nos dan es precario”. Se trata, sin duda, de explicaciones tranquilizadoras donde otros son los responsables de tu destino y de tus problemas. Y esos otros, también son quienes tienen la obligación de solucionarlos. Y lógicamente,  del mensaje se puede deducir que si los otros son los responsables de crear empleo, también lo son de su destrucción y de la calidad del mismo. Las organizaciones empresariales de ámbito superior, por su parte, parecen haber admitido ese rol sin percibir cómo quedan posicionados  los empresarios ante la sociedad. Humanizar la figura del empresario es responsabilidad de todos, también de las instituciones empresariales.

Así las cosas, ¿por dónde empezamos?, ¿podemos imaginar cómo se entenderían las relaciones laborales si sus normas estuvieran redactadas con otro lenguaje más generativo?, ¿cambiarían los roles de sus protagonistas? Seguro que sí.

En cualquier caso, es gratificante creer que al final de este camino nos aguarda la restauración de valores como la confianza, la comprensión y el compromiso. 


El ecommerce se suma al papel

A pesar del auge de los medios digitales, el papel sigue siendo una de las herramientas de comunicación más eficaces para marcas, diseñadores y consumidores. 

Fuente: Graphispag

Intuitivo, fácil de usar, con sólo 8 milímetros de grosor y menos de 400 gramos de peso. Navegación táctil y alta definición, no necesita cables, jamás se cuelga y se puede compartir.

Así comienza el anuncio viral del catálogo en papel de IKEA que reivindica su formato frente a otros soportes digitales, y así es como comienza la resurrección del catálogo.

La multinacional sueca ha sido una de las pocas empresas que no ha dejado de producir su catálogo físico durante la crisis económica, pero presagiamos que no será la única que lo haga a partir de ahora.

Diferentes estudios y encuestas confirman la vuelta de los catálogos como un escaparate ya no sólo de productos, sino también de valores de marca y de lo que quieren transmitir las compañías a los consumidores.

¿Por qué en plena era digital las empresas deciden invertir más del 50% del presupuesto publicitario en papel?

  • Por el consumidor: ocho de cada diez españoles siguen prefiriendo leer un libro en papel que en formato digital, así lo asegura la encuesta del CIS. De hecho, nueve de cada diez españoles no concibe su vida sin papel y ocho de cada diez lo consideran más cercano y entrañable que otros productos y tecnologías según la encuesta de Sigmados para Aspapel. Incluso quienes compran online prefieren hojear primero un catálogo impreso.
  • Por su calidez: pasar las páginas de un libro, leer el periódico en una terraza al sol u hojear un catálogo en el sofá son actos que se identifican con momentos de calidad de vida.
  • Por su versatilidad y complementariedad: los catálogos y folletos  siguen siendo una de las mejores opciones para dar a conocer nuestro producto, pero no la única. Desde la Asociación de Marketing de España se aboga por la crossmedia.
  • Por su eficacia: diversos estudios concluyen que los catálogos en papel despiertan un mayor interés en el consumidor que su versión online. La consultora de comercio electrónico The E-tailing Group asegura que los catálogos en papel son más influyentes en consumidores que están pensando en realizar una compra que cualquier red social. Otro estudio de la Australian Catalogue Association afirma que siete de cada diez personas prefiere un catálogo impreso a uno digital.

En definitiva, la cuestión no es elegir entre medios digitales o impresos, sino cómo combinarlos de forma que se logre la mejor repercusión posible y cómo convertirlos en un elemento diferenciador de nuestra marca.

El ecommerce se suma al papel

Las firmas que están únicamente en internet empiezan a lanzar catálogos en papel para llegar a sus consumidores. Como afirmaba el responsable de Amazon al lanzar su primer catálogo de juguetes estas navidades: “hemos descubierto que el catálogo nos permite contar una narrativa completa sobre nuestra marca y nuestros productos de una forma que estamos luchando para hacer online desde hace tiempo sin apenas resultados”. 


Los cero grados del 3D

Aunque el contenido sea esencial, muchas veces el diseño es lo que marca la diferencia. Esto es lo que nos ha transmitido la agencia de publicidad de Tokyo TBWA\HAKUHODO, en una campaña que le ha valido a la marca seis premios en el festival publicitario AdFest de Tailandia.

La agencia se enfrentaba a un reto con su nuevo cliente, una conocida marca de whisky. Muy lejos de caer en los típicos publicitarios decidió dejarnos a todos helados imprimiendo en 3D los cubitos de hielo que enfriaban la bebida. ¿El resultado? LOS CERO GRADOS DEL 3D.

Ricoh en 2014

RICOH España aumenta un 23% su volumen de ventas a través del canal de distribución en el año fiscal 2014

  • La compañía experimenta un crecimiento especialmente significativo en su gama de equipos de impresión de producción (+121%)
  • Los resultados se han presentado durante la Convención Anual de Distribuidores de RICOH España, celebrada en Barcelona en colaboración con la productora ‘El Terrat’
  • RICOH ha trasladado a los cerca de 150 asistentes al encuentro su estrategia para 2015, centrada en su núcleo de negocio y en la mejora de la cobertura territorial

RICOH España registró un crecimiento del 23,3% en las ventas a través de su canal de distribución durante el año fiscal 2014. Esto equivale a más de 34.000 dispositivos de impresión vendidos por este canal durante este período, en el que se han incrementado de forma significativa las entregas de equipos de impresión de producción, con un total de 117 (lo que supone un aumento del 120,8%).Esta cifra demuestra el éxito de la apuesta que la compañía hizo en 2013 por esta área de negocio.

La compañía ha presentado los resultados de ventas anuales en el marco de su Convención Anual de Distribuidores, que este año se ha celebrado en Barcelona y a la cual han asistido cerca de 150 personas procedentes de toda España. Además de los balances de ventas del año fiscal 2014, RICOH España ha explicado a sus colaboradores del canal indirecto las principales novedades para el año 2015 y los pilares de la estrategia de crecimiento, presentados bajo el lema del encuentro de este año: ‘1 reto, 1 éxito’.

En este sentido, la organización reforzará su apuesta por su núcleo de negocio (impresoras y multifuncionales) y los sistemas de impresión de producción, donde quiere consolidar su posición de liderazgo en el mercado español. Además, se seguirá optimizando la cobertura territorial. “Una buena estrategia de expansión regional nos permitirá llegar a todos los territorios, y con ello incrementaremos la capacidad y calidad de nuestra distribución. El crecimiento del volumen de ventas en el canal de distribución durante el año fiscal 2014 indica que vamos por el buen camino, pero en 2015 queremos subir otro peldaño más en nuestra estrategia de futuro”, afirma Xavier Fernández, Director de Marketing y Canales Indirectos de RICOH España.

Las previsiones de RICOH España para 2015 son, una vez más, optimistas: “La buena tendencia de los resultados nos permite pronosticar un crecimiento de dos dígitos en el canal de distribución, no solo gracias a la recuperación de este sector, sino a la calidad de la gama de productos de RICOH, perfectamente diseñada para satisfacer las necesidades del mercado. La fuerza de nuestra red de distribuidores, que incluso se convertiría en un agente clave del sector si funcionara como una compañía independiente, nos hace tener toda la confianza a la hora de alcanzar este objetivo”, añade Fernández.

Otra de las novedades para el año fiscal 2015 es la implantación de un nuevo modelo de gestión del conocimiento entre RICOH España y sus distribuidores, de modo que estos puedan focalizar sus esfuerzos en aquellos puntos de potenciable mejora. A ello se suma la homogeneización de los canales de distribución a nivel europeo, un proyecto que la compañía puso en marcha el año pasado y que ya se está materializando con el objetivo de identificar mejores prácticas y aplicarlas en todos los territorios. Así, RICOH transfiere su experiencia y conocimientos especializados a su canal de distribución, por lo que garantiza la mejor calidad de servicio en todo el territorio.


Retener el talento en 2015

En 2014 el número de despidos realizados por parte de las empresas se redujo un 10% respecto 2013. Aun así este porcentaje siguió siendo alto - un 46%-, pero se comienzan a divisar señales de recuperación.

Así lo publicaba la Guía del mercado laboral 2015 realizada por la multinacional de selección de personal Hays: en 2015 seis de cada diez empresarios prevé hacer contrataciones. Sin duda buenas noticias para un mercado en el que la tasa de paro se encuentra en un 23,40%.

¿Y qué buscan los empresarios en las personas que van a contratar en 2015?

Le darán más valor a la experiencia profesional de los candidatos que a su formación. El 82% de los empresarios considera que la trayectoria profesional es más importante que la académica, frente al 18% que opina de forma contraria.

Pero además de la experiencia laboral, las empresas en 2015 buscan personas proactivas, con capacidad de adaptación y polivalentes.

Los candidatos tienen que ser todoterreno y estar dispuestos a echar una mano a un compañero en cualquier momento. Y se acabó lo de limitarse a realizar el trabajo que le piden, los empresarios piden aspirantes con ideas y ganas de hacer cosas nuevas.

¿Cuál es la visión de los trabajadores sobre el mercado laboral?

Respecto a la imagen de los empleados sobre este tema, son algo más escépticos. Según la encuesta realizada por Hays a más de 8000 trabajadores, solo un tercio de los encuestados considera que la situación está mejorando, mientras que otro tercio cree que está igual y el 31% restante piensa que ha empeorado.

Ante este panorama, seis de cada diez personas empleadas están buscando trabajo de forma activa y un 20% necesita cambiar de trabajo de forma urgente.

Pero este sentimiento no es percibido por parte de los departamentos de recursos humanos de las compañías, ya que el 70% no teme que se produzca una marcha de sus plantillas en 2015. Es decir, creen que todavía el movimiento laboral es pequeño y que el miedo a la crisis hará que los trabajadoras se queden donde están.

Bajo nuestro punto de vista, consideramos que 2015 es y será un año de activación del mercado laboral. Por eso, recomendamos a todas las empresas y empresarios que empiecen a quitarle el polvo a los programas de retención del talento. Si creen que son lo que son y están donde están gracias a las personas que forman su equipo, tendrán que luchar para que estas se queden con ellos.


El libro, un invento perfecto

El primer libro del mundo que salió de una imprenta de tipos móviles es conocido como la “Biblia”. Después de 500 años de vida, este ejemplar de Gutenberg ha sido restaurado durante los últimos seis meses en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico.

Fuente: Agencia EFE

Sus 130 folios, antes de volver restaurados a la Universidad de Sevilla, han pasado por rayos X y se le ha efectuado un estudio de la tinta de sus letras y de los pigmentos de sus capitulares. Aun estando en un envidiable estado de conservación, teniendo en cuenta que fue impreso entre 1453 y 1455, el equipo de restauradores ha tenido que atajar pequeños deterioros para que no se agravaran y han intervenido en alguna página en la que habían actuado xilófagos.

La “Biblia de Gutenberg” fue impreso en Alemania y está considerado el incunable más importante de la historia por su perfección técnica y su repercusión cultural. El valor de mercado actual del mismo es difícil de calcular, pero para hacernos una idea el último ejemplar, de los 180 y 220 que salieron del taller de Gutenberg, fue vendido en 1978 por dos millones de dólares. ¿Cuánto crees que se pagarían hoy por él?


Xerox invierte en talento

Xerox firma un acuerdo de colaboración empresarial de cuatro años con la Fundación San Telmo apoyar la labor que desarrolla la fundación a través del Instituto I. San Telmo.

Que las personas son el mayor bien de una empresa y que estas son lo que son gracias a ellas lo sabe muy bien Paloma Beamonte, presidenta y consejera delegada de Xerox España.
Según ha expresado “La innovación en Xerox no sólo está en el desarrollo de productos, patentes y soluciones, sino también en la búsqueda de talento. Somos una empresa de cantera, pero también apostamos por el nuevo talento que aporta nuevas ideas a nuestro negocio. Y para encontrarlo es fundamental apostar por iniciativas que ayuden a fomentar las actividades de formación, que es donde realmente reside el desarrollo del talento. Por eso para nosotros es muy importante colaborar con una de las instituciones de referencia en esta área, que además nos ayuda a seguir motivando a nuestros empleados y a mantener el buen entorno de trabajo que nos caracteriza”.
Esta reflexión resume las razones por las que Xerox ha decidido firmar un acuerdo de colaboración con la Fundación San Telmo.
Con este convenio, Xerox fomentará las actividades formativas como seminarios, jornadas y encuentros, así como las actividades de investigación que realizan las áreas de conocimiento en que se agrupa la labor académica de los profesores de esta institución. La compañía también patrocinará eventos singulares, actividades de formación específica y una iniciativa anual para la concesión de premios  a la excelencia en las diferentes áreas de conocimiento cubiertas por la fundación.

Además, los empleados de Xerox que quieran asistir en calidad de alumnos a los programas y actividades formativas desarrolladas por el Instituto, podrán beneficiarse de diferentes tipos de becas y descuentos en las matrículas.

Desde AGM aplaudimos esta iniciativa y le deseamos el mayor éxito posible.


AGM pionera en SLD

El departamento de nóminas de la Asociación ha sido elegido por la Tesorería General de la Seguridad Social para formar parte del nuevo proyecto “SISTEMA DE LIQUIDACIÓN DIRECTA”, con motivo de la buena gestión demostrada a lo largo de los años en el ámbito de afiliación y cotización a la Seguridad Social.

En el año 2015 cambiará la forma de relación entre la TGSS y las empresas y profesionales gracias al Sistema de Liquidación Directa. La puesta en funcionamiento de este nuevo sistema de liquidación supone una transformación decisiva basada en la simplificación de la obligación de cotizar y una mayor transparencia del sistema.
Con el Sistema de Liquidación Directa, es la TGSS la que calcula los Seguros Sociales, aplicando las reglas de cotización vigentes en cada momento,  teniendo en cuenta, además, la información que les hacen llegar las Entidades Gestoras y Colaboradoras (Mutuas de Accidentes, INSS, SEPE…) para generar un borrador de liquidación. De esta forma se minimizan los errores y se garantiza una mayor seguridad jurídica para empresas y profesionales.

Ready to print

Recibimos un mail con un archivo adjunto, nos lo descargamos, le damos a imprimir y en unas horas –quizá todavía demasiadas- tenemos unos zapatos nuevos impresos en 3D.

Desde que apareció la primera impresora 3D en la década de los 80, tanto la tecnología como los usos que se le han dado a este tipo de impresiones han evolucionado vertiginosamente. Al principio sólo eran empleadas en el sector industrial por dos razones fundamentalmente: por su coste y por los materiales en los que se podía imprimir. Pero con el paso de los años, la impresión 3D se ha adaptado a las necesidades de los consumidores y ha inundado progresivamente nuestro mundo.
 
Los sectores de mayor creatividad, como el de la moda, han sido los primeros que se han atrevido con este nuevo formato de impresión. Y es que, ya son varios los diseñadores que han desarrollado patrones imprimibles en 3D y que han llevado sus obras en tres dimensiones a las pasarelas de mayor renombre del mundo.
Este es el caso de Zhang Hongyu que presentaba la primera línea de bañadores en 3D en la semana de la moda en Shanghái o el de la firma de gafas de sol Protos que gracias a la impresión tri-dimensional consigue diseños que serían imposible de alcanzar empleando técnicas de producción tradicionales.
Son muchos los artistas que creen que el futuro de la moda pasa por este tipo de impresión pero por el momento, vestir diseños 100% 3D es algo complicado e incómodo ya que los materiales no son los adecuados, pero sí que podemos encontrar joyas y accesorios que combinan el savoir faire tradicional con la impresión tri-dimensional.
Sea como sea, sin duda queda mucho mundo por explorar en éste área y como siempre, la solución no será elegir entre un tipo de moda u otra sino que ambas vivirán de forma conjunta para beneficiarnos de las ventajas de cada una de ellas.
 
¿Tú qué opinas? ¿Estarías dispuesto a imprimir en tu casa un par de zapatos nuevos?