chickenpack itene

Envases activos e inteligentes para los alimentos

Los consumidores demandan, cada vez más, alimentos de alta calidad, en la que se incluyen aspectos relacionados con el valor nutricional, la experiencia sensorial y que sean alimentos seguros. Por lo que la fecha de caducidad de los productos y su estado es fundamental en la decisión de compra del consumidor.

Para responder a estos grandes retos de conservación y seguridad, el centro tecnológico ITENE ha conseguido crear un envase generador de atmósfera modificada para mantener el producto envasado –en este caso la carne de pollo- en unas condiciones de frescura idóneas en todo momento.

El proyecto Chickenpack, que ha contado con el apoyo del IVACE de la Generalitat Valenciana y los Fondos FEDER, también ha desarrollado un envase antimicrobiano para garantizar la seguridad microbiológica frente a la bacteria Campylobacter (la zoonosis más frecuentemente reportada a nivel europeo) de la carne fresca de pollo.

Entre las grandes ventajas que aportan estas tecnologías destacan:

  • La capacidad de conservar el producto sin necesidad de incorporar una mezcla de gases en el envasado. El envase genera su propia atmósfera protectora una vez está cerrado, lo que supone una ventaja especialmente en canales de venta al corte de producto fresco, donde es muy habitual el re-envasado sin atmósfera protectora.
  • La reducción de contaminaciones por Campylobacter, reduciéndose el coste económico de la campilobacteriosis sobre la productividad y los costes de atención sanitaria. Y principalmente, beneficia a las empresas, ya que significa una garantía adicional a las altas medidas de seguridad que en estos momentos existen en la industria.
  • Mayores tiempos de permanencia en los lineales de los canales de venta redundando en mayores oportunidades de venta y negocio.
  • Se reducen los costes originados de la gestión de residuos de producto envasado que ha caducado y existen menores exigencias a la cadena de transporte y distribución lo que se convierte en menores costes logísticos.

Pero es que además, mediante la etiqueta de frescura también desarrollada por ITENE se puede monitorizar el deterioro del producto. El indicador inteligente permite a la industria adaptarse a las tendencias de conservación y venta de productos alimentarios. Esta solución muestra el buen estado del producto durante todo el proceso y mediante un indicador visual –la etiqueta cambia de color- se puede identificar un alimento que ya no se encuentra en buen estado para su ingesta.


tintas en contacto directo con alimentos

Tintas en contacto directo con alimentos

El cometido principal de los envases es proteger el producto, facilitar el almacenamiento e  informar sobre la composición y modo de empleo. Además, a día de hoy, el packaging es considerado como un instrumento de marketing incluso de mayor impacto en el consumidor  que la publicidad -Según una encuesta, el 85% de los consumidores considera primordial el diseño y los colores del packaging en la decisión de compra-. Por lo que el diseño, la materia prima y las tintas juegan un papel crucial en el envase.

Si llevamos todos estos requisitos al sector alimentación nos encontramos con un gran reto, y es que el envase que está en contacto directo con el producto que va a ser ingerido tiene que cumplir con los más altos cánones de seguridad. ¿Cómo hacer que un envase de alimento sea funcional, cumpla con la normativa y además sea atractivo?

Aquí es donde entran en juego las tintas de base acuosa específicas para ser impresas sobre alimentos

Doneck Network, que goza de una gran reputación en el mercado por sus aplicaciones para objetos de necesidad y ha certificado su sistema de gestión conforme a la norma de higiene DIN EN ISO 22000, ha visto crecer su demanda de productos para aplicaciones especiales por parte de los fabricantes de envases y ha desarrollado la serie de tintas adecuada para tal fin.

La serie de tintas de base acuosa EURO- Contact en combinación con un barniz de sobreimpresión son adecuadas para el contacto directo con los alimentos, asegurando la protección frente a la migración y contaminación de sustancias entre el producto y el envase.

Doneck network clasifica esta aplicación de productos como especialmente delicada dentro de su sistema de gestión de la seguridad de los productos y garantiza la seguridad alimentaria a través de un laboratorio independiente acreditado.

Los equipos de este laboratorio han realizado un complejo trabajo de desarrollo para crear esta serie de tintas probadas y certificadas por ISEGA. Estas tintas se usan incluso en la impresión de moldes de papel de magdalenas, alimento que se calienta hasta una temperatura de 220 grados, siendo por tanto apta en condiciones extremas sin permitir ninguna transferencia de color ni sustancia al alimento.