Encuadernación Huertas adquiere un sistema Polar 120 con guillotina N 176 Plus

Encuadernación Huertas, una empresa dedicada a la impresión y encuadernación ubicada en Madrid en el polígono industrial de Fuenlabrada y empresa asociada a neobis, adquirió una guillotina Polar 176 Plus con dos elevadores para reemplazar una máquina antigua en formato VLF. Este nuevo sistema POLAR se compone de 2 nuevos elevadores de pila a cada lado de la guillotina, además de la cortadora N176 Plus. El sistema trabaja 3 turnos y está enfocado al desbarbe del papel en formato VLF para las impresoras además del corte final de producto impreso.

Encuadernación Huertas es una planta de impresión y encuadernación de 5.000 m ² ubicada en el sur de Madrid especializada en libros de tapa blanda y dura. Desde la puesta en marcha de la guillotina el rendimiento ha incrementado en velocidad, cantidad, calidad y precisión en el corte. El sistema aporta un incremento de un 20% en comparación a una cortadora sin equipo auxiliar. La productividad del operario permanece constante debido a una mejor ergonomía como consecuencia de que el ascenso y descenso manual del material pesado ya no es necesario. Adicionalmente se obtiene más potencial de ahorro a través del cambio de cuchilla llamado POLAR OPTIKNIFE que ahorra tiempo en el cambio y también desgaste de la cuchilla.

La parte central del Sistema Polar 120 es la guillotina N176 Plus. En la configuración estandar de la máquina ya hay características técnicas incluidas que incrementan la productividad. El elevador facilita el tener el material pesado a la altura del operario posibilitando la transferencia del mismo a la cortadora de forma sencilla. Un segundo elevador es ubicado al lado contrario para facilitar la bajada del material cortado. Este segundo elevador de bajada puede ser equipado opcionalmente con una chapa para escuadrar el material lo que facilita la descarga de forma alineada. El descenso es semiautomático de tal manera que se debe de iniciar el ciclo de forma manual siendo detenido por la célula fotoeléctrica.


pavimar

Entrevista a PAVIMAR Gráficas

Cuando hablamos de artes gráficas no sólo incluimos la impresión, como en toda cadena productiva hay diferentes fases y la de la encuadernación es aquella en la que se le pone el lazo al paquete o la guinda al pastel para entregar el pedido. En esta ocasión nos hemos acercado a PAVIMAR, empresa líder en el sector de la encuadernación industrial de grapa. Hemos visitado sus nuevas instalaciones de Móstoles y hemos corroborado que la imagen de desorden y trapos sucios que revelaban series como “Cuéntame” ya son cosa del pasado. Los 7.000 m2 de la nueva nave de PAVIMAR nos trasladan a un sector innovador, moderno y puntero en tecnología en el que la reinvención está muy presente.

Hemos tenido la oportunidad de hablar largo y tendido con uno de sus fundadores y su hijo, ambos Julián Lozano, porque PAVIMAR es una de esas empresas en las que están conviviendo y trabajando codo con codo dos generaciones para que el relevo, nada fácil en temas empresariales, sea impecable el día de mañana y lo que creó el padre lo pueda continuar y mejorar el hijo para que perdure durante muchos años.

  1. ¿Cómo se fundó PAVIMAR? ¿Por qué una empresa de encuadernación?

PAVIMAR se fundó en un momento de apogeo del sector de las AA.GG. entre cuatro amigos que de una u otra manera estaban relacionados o vinculados con el sector. Las circunstancias fueron cambiando y al final sólo quedó un socio que ha sido el que ha llevado la encuadernación a la situación en la que nos encontramos hoy.

¿Por qué una encuadernación? Creemos que básicamente porque dentro de las opciones que teníamos, era la que mejor conocíamos y la que suponía unas barreras de entrada menores.

  1. ¿Qué supone para PAVIMAR esta nueva sede de 7.000 m2?

Lo supone todo. Es una nave en propiedad, es decir, existe un proyecto y una intención clara de permanecer en el sector durante muchos años.

La nueva sede de PAVIMAR supone no sólo un cambio estético sino una reinvención. La imagen de la empresa ha salido muy reforzada de cara al exterior pero es a nivel operativo donde la mejora será más notable. Estas instalaciones nos darán la oportunidad de pensar en otras cosas.

  1. ¿Qué es lo que os ha animado a invertir en una época de tanto cambio?

Es un proyecto que llevaba latente varios años. En Algete estábamos de alquiler. En Villaverde también… y aunque fuimos mejorando de una ubicación a otra, ningún emplazamiento se adecuaba a nuestras necesidades ni daba la imagen que queríamos proyectar.

En tiempos de crisis, si se puede, manda la renovación aunque parece que navegar contra corriente no te deja fuerzas para esa renovación necesaria.

En un sector tan castigado como el nuestro, en el que han desaparecido tantas y tantas empresas, un cambio, una mejora o un paso adelante pueden suponer una ventaja competitiva determinante. Esa ha sido la apuesta de PAVIMAR y estamos encantados con ella.

  1. ¿Cómo se encuentra el sector de la encuadernación?

El sector de la encuadernación (de grapa) ha estado muy atomizado, disperso y, en apariencia, poco sólido y estructurado. La crisis ha barrido la mayoría de las pequeñas encuadernaciones y algunas de las de mayor capacidad.

Los precios no son los de antaño. Hay que producir mucho para mantenerte y no arrastrar pérdidas. Si los precios son bajos, tienes que ser más rentable, aumentar tu productividad y reducir tus costes, que al final se traduce en buena maquinaria y organización.

La maquinaria es cara y el tiempo de amortización muy largo. Es complejo para un taller acometer un proyecto de renovación y mejora productiva en la situación en la que se encuentra el sector y sin esta mejora, las posibilidades de supervivencia a medio o largo plazo son muy bajas.

Quedan pocas encuadernaciones con capacidad y, en nuestra opinión, sólo aquellas que consigan esas mejoras de productividad subsistirán y encontrarán su posición de privilegio en el mercado.

  1. ¿Qué diferencia a PAVIMAR dentro del sector?

No sabemos exactamente qué nos diferencia porque no conocemos en profundidad ni la filosofía ni la forma de trabajar de otras empresas pero sí sabemos lo que identifica a PAVIMAR.

Tenemos un compromiso serio con nuestros clientes,  es fundamental que nos vean como una extensión de su negocio ya que nosotros les vemos como una prolongación del nuestro.

La comunicación constante con el cliente, la planificación de los trabajos, la creación de los procesos internos necesarios que nos han permitido ser más eficientes y productivos así como la renovación y actualización continua de la maquinaria, nos han facilitado mantener unos altos estándares de calidad garantizando plazos de entrega y volumen de producción.

Por otro lado, nuestra capacidad productiva nos sitúa en una posición de ventaja a la hora de optar a trabajos de gran tirada.

  1. En drupa, ¿cuáles son las mayores innovaciones presentadas en temas de encuadernación?

La verdad es que todo giraba en torno a la impresión digital, orientado a tiradas muy pequeñas y mínimas o nulas pérdidas de tiempo en cambios de un formato a otro.

Lo más novedoso fue el nuevo sistema de corte de Müller Martini (InifiniTrim) que te permite programar un formato para un solo ejemplar y cambiar de formato para la siguiente tirada sin perder apenas tiempo con un amplio catálogo de formatos.

En lo que a grapa se refiere, la principal novedad fue la Primera MC totalmente automatizada que te da unos tiempos de cambio muy cortos y unas velocidades de producción bastante atractivas. Una joya.

  1. ¿Qué máquinas y/o software necesita la encuadernación para seguir siendo competitiva?

La encuadernación necesita automatizarse lo máximo posible. Necesitas máquinas rápidas en las que los cambios de un formato o de un trabajo a otro lleven poco tiempo.

Los costes de personal en la encuadernación suponen un altísimo porcentaje de la partida de gastos y reducir estos costes implica una mejora sustancial del resultado y mayores posibilidades competitivas.

En este sentido, los alimentadores automáticos y los paletizadores son elementos fundamentales para conseguir ese ahorro a la vez que nos ayudan a aumentar las velocidades de producción.

Por otro lado, conocer en cualquier momento y desde cualquier lugar el estado de las máquinas, la producción, velocidades, tiempos de cambio, paradas, etc… es un objetivo que tenemos muy presente y sobre el que estamos trabajando. En este sentido, existen aplicaciones que nos permiten gestionar esta información (aunque sólo sea aplicable a las máquinas más modernas).

  1. ¿Cuál creéis que será el futuro de las revistas y los catálogos en papel?

La pregunta del millón… no lo sabemos, la crisis y las nuevas tecnologías son los principales enemigos de las publicaciones en papel. Las revistas no son un producto de primera necesidad, van íntimamente ligadas a la publicidad y en tiempos de crisis entre que cae la publicidad y que es una de las primeras cosas de las que podemos prescindir, muchas publicaciones desaparecen y otras muchas bajan significativamente su paginación.

Entiendo que en el medio plazo, con una previsible recuperación económica, el número de cabeceras se mantendrá estable e incluso debería tener un aumento moderado (sin llegar nunca a los niveles de hace 10 años).

El tema de los catálogos es distinto. La publicidad online no parece funcionar y la publicidad en papel sigue teniendo buena aceptación.

  1. ¿Qué opináis sobre la forma de afrontar el cambio de la Asociación?

Vivimos en un mundo digital, global e hiperconectado, caracterizado por el cambio social y tecnológico continuo y acelerado. Un mundo en constante transformación que incide y se retroalimenta de cambios en la forma de ver las cosas, en los comportamientos cotidianos, en las actitudes y en los valores, convirtiendo a profesionales, clientes y mercados en tensores de cambio en función de nuevas demandas y necesidades que no son satisfechas por las formas y negocios convencionales.

Estamos ante una transformación con base tecnológica, que usa como carburante la información y el conocimiento, y que está siendo dirigida por un rápido, aunque heterogéneo, ritmo de adopción social que da lugar a una nueva economía, inestable, compleja y digital. Una economía en la que empresas de nueva generación, más digitales, ágiles y veloces, tratan de ganar terreno a empresas consolidadas de magnífica trayectoria que intuyen un futuro incierto y que están inmersas en un intenso proceso de digitalización.

La transformación digital no es un tema tecnológico sino una cuestión de visión, estrategia, cultura organizativa y rediseño de procesos. La clave es ver esta transformación como una oportunidad que permita combinar inteligentemente prácticas y formas de hacer que nos siguen dando resultado con nuevas técnicas y habilidades que nos conecten con los resultados del futuro.

Las organizaciones que tienen la cultura adecuada y el talento necesario resuelven magníficamente estos objetivos estratégicos  y en este sentido neobis ha realizado un trabajo excelente.

  1. ¿Julián, qué te hizo dejar tu carrera como ingeniero de teleco y volcarte en la empresa de tu padre?

Volver a tener vida y darle continuidad al proyecto de mi padre. Durante más de 10 años participé en proyectos internacionales que me suponían pasar entre 100 y 150 días de media al año fuera de España. Llega un momento en el que necesitas cambiar de ritmo de vida y para mí llegó en 2008. Aprovechando un programa de bajas incentivadas decidí dejar el mundo de las telecomunicaciones y apostar por el de las artes gráficas. No me arrepiento.

  1. Sois una empresa familiar, ¿cuáles son las claves del éxito para el traspaso entre generaciones?

Creemos que es fundamental la formación y capacitación de todos los miembros de la familia para acceder y desempeñar su función en la empresa.

La transición, el traspaso de poderes, debe ser tranquila dando oportunidad a que se vayan fundiendo poco a poco la tradición con la innovación y que la nueva hornada pueda absorber y aprovechar la experiencia acumulada por la generación saliente.

  1. Julián, si sólo le pudieras dar un consejo a tu hijo ¿cuál sería?

Que valore lo que tiene, muchas veces solo valoramos lo que nos rodea cuando nos falta.

Le recordaría lo que me costó crear PAVIMAR y el esfuerzo que me supuso. Que valore lo que se ha encontrado y lo cuide. Mi ilusión sería que este proyecto perdure mucho tiempo y que mis hijos se preocupen por el como yo lo hice en su día y sigo haciendo.

  1. ¿Qué es lo que más os ayuda a desconectar del trabajo?

Julián hijo: Mis hijos

Julián padre: La verdad que pocas veces he desconectado, pero desde que he visto que mis hijos se preocupan y responsabilizan de la empresa me resulta más fácil evadirme en casa o en alguna escapada a la playa.

  1. Un lugar, una fecha y un color

Julián hijo: Estadio Soccer City de la ciudad de Johannesburgo, Sudáfrica, el 11 de julio de 2010 y La Roja.

Julián padre: La Sierra de Gredos, el 2 de mayo de 1970 y el azul.