Crece el consumo del papel

Con un incremento de la producción de papel del 5,4% en octubre, la industria papelera española encadena siete meses consecutivos de crecimiento, según datos de ASPAPEL. Tras un primer trimestre en negativo (-2,6%), la producción empezó a crecer en abril e inició una sólida progresión con un crecimiento del 4,5% en el segundo trimestre y del 5,2% en el tercero.

Los últimos datos sectoriales europeos disponibles (enero-septiembre), sitúan a España, con un crecimiento acumulado de la producción del 2,3%, como el que más crece entre los grandes productores de papel y muy por encima de la media UE (-0,4%). España es el sexto productor  de la UE, tras Alemania (0,2%), Suecia (-1,6%), Finlandia (-1,2%), Italia (0,9%) y Francia (-0,7%).

Los últimos datos disponibles de consumo de papel en España, con un incremento del 8% en el tercer trimestre y del 6,2% en el acumulado de los nueve primeros meses,  confirman también la recuperación del consumo interior iniciada el pasado ejercicio.

Actividad industrial del papel

El sector papelero desarrolla su actividad industrial  en 77 fábricas repartidas por todo el país: 10 fábricas, que producen celulosa a partir de madera procedente de plantaciones, y 67 fábricas que, bien a partir de esa fibra nueva de celulosa, bien a partir de fibra reciclada procedente del bosque urbano, producen papel.

La industria papelera española, ya en crecimiento, es el motor de una potente cadena de valor, de creación de empleo y riqueza, vital para la reindustrialización de nuestro país.  Desde las plantaciones, pasando por la fabricación de celulosa y papel y su transformación en una enorme variedad de productos papeleros (cajas, bolsas, libros, periódicos, revistas…), hasta su recogida y tratamiento para su reciclaje final en una fábrica papelera, la cadena del papel supone el 3% del PIB español.

Antes de decir que la industria papelera no es sostenible por la tala de árboles, lee los mitos frente a datos

 


las verdades del papel

#16 Verdades del papel

¿Y si nos dijeran que se ha inventado un material natural, renovable, reciclable y biodegradables con cientos de aplicaciones en nuestra vida cotidiana? Que ese material es, por ejemplo, un soporte de escritura y de almacenamiento de datos que funciona sin consumir energía y de probada permanencia en el tiempo. O que ese mismo material es además el embalaje más ligero, más resienten y con mejor calidad de impresión. Estaríamos sin duda hablando del invento del siglo o del milenio, de una verdadera revolución tecnológica, económica y medioambiental, Una noticia que haría correr ríos de tinta, abriría los telediarios y sería trending topic en las redes sociales en todo el mundo. Pues bien, resulta que ese material ya existe. Lleva dos mil años con nosotros: es el papel. Sin embargo, y pese a tan larga vida en común, sigue siendo en gran medida un desconocido para nosotros.

Por eso ASPAPEL quiere hacer justicia a ese silencio compañero que a lo largo del día nos echa una mano una y otra vez, haciéndonos la vida más fácil. Si no te conformas con las leyendas urbanas, con los mitos sobre el papel que repetimos sin molestarnos en contrastarlos con la realidad de los datos, lo que verás a continuación te ayudará a saber qué es y qué no es el papel en realidad.

MITO: Reciclando papel ahorramos árboles
DATO: La madera para papel se cultiva en plantaciones que se están continuamente regenerando y replantando

El reciclaje reduce los vertederos y las emisiones que producen. El papel se fabrica con fibra de celulosa procedente de plantaciones de especies de crecimiento rápido destinadas a tal fin y que de otro modo no existirían, por lo que no es cierto que reciclando papel se ahorran árboles. El reciclaje sí permite reducir los vertederos y las emisiones que producen. En España se reciclan anualmente 5,1 millones de toneladas. Suponen un ahorro de volumen en vertedero equivalente a 50 grandes estadios de fútbol como el Bernabéu o el Camp Nou llenos hasta arriba.

MITO: Hay que utilizar solo papel reciclado: solo ese es ecológico
DATO: La fibra virgen y la reciclada son la misma fibra en dos momentos de su ciclo de vida

Con el reciclaje se produce todo un ciclo de aprovechamiento de la fibra de madera. La fibra de celulosa procedente de la madera, que es un recurso natural y renovable, es la materia prima fundamental para la fabricación del papel. Cuando esta fibra de celulosa se utiliza una primera vez en la fabricación del papel, se denomina fibra virgen. Cuando a través del reciclaje esa misma fibra de celulosa se reutiliza sucesivas veces, se denomina fibra reciclada. Este ciclo de aprovechamiento necesita ir incorporando una cierta cantidad de fibra virgen para mantenerse en funcionamiento: La fibra se va deteriorando con los sucesivos usos (puede reciclarse hasta unas ocho veces). Hay determinados tipos de papel que por su uso necesitan unas características que solo aporta la fibra virgen y para estos papeles se utiliza preferentemente la fibra virgen.

MITO: En España se recicla muy poco papel
DATO: La industria papelera española es el segundo mayor reciclador de Europa

Recogemos para reciclar más del 70% del papel y el cartón que consumimos. En 2014 en España se recogieron 4,4 millones de toneladas de papel para reciclar. Recogemos para reciclar más del 70% del papel que consumimos. La industria papelera española es líder europeo en reciclaje: por cada 10 kilos de papel que se fabrica en España se utilizan como materia prima 8,4 kilos de papel usado. Recicla anualmente en sus fábricas 5,1 millones de toneladas de papel usado, lo que nos sitúa como el segundo mayor reciclador de Europa, solo por detrás de Alemania.  La industria papelera española garantiza el reciclaje de todo el papel usado que se recoge en España.

MITO: El papel es un producto del pasado
DATO: El 91% de los consumidores no se imagina su vida sin papel

Los bioproductos renovables y reciclables como el papel son los productos del futuro. Los consumidores, cada vez más conscientes de las presiones sobre los recursos y la necesidad de eficiencia, demandan una mayor funcionalidad de los productos y una menor huella de carbono. Los bioproductos renovables, reciclables y biodegradables, capaces de producir el mayor valor añadido posible a partir de las materias primas iniciales, son los más aptos para satisfacer las demandas y expectativas de los nuevos consumidores.  En un futuro que ya se vislumbra el macro-sector del papel fabricará toda una nueva generación de bioproductos de fibra de madera (textiles, cosméticos, pinturas y barnices, aislamientos, composites…). Y también se reinventarán los actuales productos papeleros: embalajes inteligentes que te dicen si la fruta está madura o si has tomado o no la medicina; productos higiénicos y sanitarios de altas prestaciones con nuevas soluciones para bebés y para la tercera edad; papeles gráficos integrados con soluciones informáticas… El 91% de los consumidores no se imaginan su vida sin este material y están abiertos mayoritariamente (68%) a utilizar nuevos productos papeleros como embalajes inteligentes o cosméticos y medicinas basadas en fibra de celulosa.

MITO: El papel es más contaminante que otros materiales y soportes
DATO: La huella de carbono del papel es inferior a la de otros materiales
  • Libro en papel y libro electrónico: Solo leyendo más de 33 e-books de 360 páginas cada uno, durante el ciclo de vida de un libro electrónico esta opción puede resultar preferible al papel desde el punto de vista de mitigación del cambio climático. Periódico en papel y periódico digital: La lectura de un periódico tradicional tiene menor impacto en el calentamiento global que la lectura de noticias en internet durante 30 minutos.
  •  Correo electrónico: El usuario medio de email en la oficina emite al año 131 kilos de CO2 equivalente (incluyendo tanto el spam como los mensajes legítimos). McAfee – ICF International – The Carbon Footprint of email Spam Report, 2009
  • Correo postal: Las emisiones asociadas al correo postal recibido anualmente por hogar suponen 14 kilos se CO2, que equivalen a las emisiones de cinco cheeseburgers o a un viaje en coche de 70 kilómetros.
  •  Embalaje de cartón ondulado: Si España sustituyera los embalajes de plástico reutilizables por embalajes de cartón ondulado, rebajaría las emisiones anuales de CO2 en 133.480 toneladas, tanto como si se retiraran de la circulación 78.518 automóviles.
  •  Bolsa de papel: La huella de carbono de las bolsas de papel Kraft es la mitad que la de las de plástico PEBD (para una bolsa grande, 41 gramos de CO2 equivalente si es papel frente a 87 gramos si es plástico; para una bolsa pequeña, 14 gramos de CO2 equivalente si es papel y 28 gramos si es plástico).
MITO: El papel no es una industria de países desarrollados
DATO: Mayores productores de papel –China, EEUU, Japón, Alemania y República de Corea-
El 44% de la producción mundial se concentra en Europa, EEUU y Canadá. El 47% de la producción mundial se concentra en Europa, EE UU y Canadá, con Asia en claro ascenso (China, Japón, República de Corea, India e Indonesia). Con 77 plantas industriales, entre las que se encuentran algunas de las más modernas de Europa, España es el 6º productor de papel y el 5º de celulosa de la UE, así como el 2º mayor reciclador europeo de papel, solo por detrás de Alemania.
MITO: Los consumidores ya no leen en papel
DATO: El 78% de los internautas lee revistas en papel y el 70% lee periódicos en papel

Según la mayor y más reciente investigación sobre el tema, la Encuesta El papel en España realizada por TECEL ESTUDIOS-SIGMADOS, con mil entrevistas en todo el país a mayores de 18 años, los consumidores destacan los valores emocionales del soporte papel, quieren seguir utilizándolo y lo consideran compatible con el soporte electrónico:

  • Sienten el papel más cercano y entrañable que otros productos y tecnologías (81%)
  • Defienden que se debe seguir utilizando el soporte papel para libros (91%) y para periódicos y revistas(77%)
  • Consideran que en una economía sostenible, lo adecuado es la convivencia del libro en papel y el libro electrónico (87%).
  • Quieren seguir recibiendo sus facturas y saldos bancarios en papel (60%)
  • El 78% de los internautas afirma haber leído alguna revista en papel los últimos seis meses y el 51% declara haber leído alguna revista impresa en el último periodo (semanal si es semanario, mensual si es mensual, etc.).
  • El 70,4% de los internautas afirma haber leído algún periódico en papel el último mes y el 36% al menos uno al día.
MITO: Deberíamos consumir productos a granel para utilizar menos embalajes
DATO: El 93% de los consumidores considera que los envases de papel y cartón son más ecológicos

Los embalajes de papel y cartón son naturales, renovables, reciclables y biodegradables y se produce con tecnologías cada vez más limpias. Los envases y embalajes de papel y cartón permiten que el producto llegue al consumidor intacto y encondiciones higiénicas adecuadas. Además son un soporte idóneo para la Marca y para la información sobre las características del producto (composición, caducidad, instrucciones de uso…), ya que ofrecen las mejores condiciones de imprimabilidad. En los países no desarrollados, a lo largo de la cadena de suministro, las pérdidas de los productos alimenticios -en buena medida debidas a la falta de envases y embalajes- llegan al 50%, mientras en los países desarrollados son de un 2 o 3%.  El 93% de los consumidores consideran que los envases de papel y cartón son los más ecológicos.Encuesta El papel en España.

MITO: Las papeleras son fábricas sucias
DATO: El 97% de la producción papelera española se realiza bajo el Sistema de Gestión Mediambiental

El 97% de la producción total del sector en España se realiza bajo Sistema de Gestión Medioambiental (ISO o EMAS). La energía eléctrica necesaria para mover la maquinaria y el vapor para secar la celulosa y el papel los produce sector en plantas de cogeneración (1.135 MW de potencia instalada) al lado de las fábricas. La cogeneración ahorra energía primaria y reduce las emisiones. La fabricación de todo el papel que un español consume al año produce menos emisiones de CO2 que un solo viaje en coche Madrid-Barcelona-Madrid. En el proceso papelero, el agua se utiliza, no se consume: solo entre un 5% y un 10% del agua empleada se consume y el 90%-95% restante se devuelve depurada. El uso de agua en el proceso industrial se ha reducido en un 25% desde 2000 en volumen total y el vertido por tonelada ha disminuido en un 18% para la celulosa y en un 56% para el papel. El 81% de los residuos del proceso se valorizan: valorización energética (28%), uso directo agrícola (22%) compostaje (9%), materia prima en otras industrias (6%) y otros (16%).

MITO: España se está convirtiendo en un desierto
DATO: Países europeos con más bosques –Rusia, Suecia, Finlandia y España-

En España los bosques se han incrementado pasando de los 13,8 millones de hectáreas en 1990 a 18.4 millones en 2015

MITO: El sector papelero es una industria anticuada y obsoleta
DATO: Las bio- industrias como la papelera son las industrias del futuro

Las bio-industrias que como la papelera a partir de materias primas naturales y renovables fabrican productos reciclables y con una menor huella de carbono son las industrias del futuro. Europa -y España en particular- disponen de buenas condiciones climáticas para el cultivo de madera y superficie baldía disponible por el abandono de labores agrícolas y ganaderas, todo ello unido a un gran desarrollo de los sistemas de recogida y reciclaje (el bosque urbano). Como bioindustria del bosque el macro-sector papelero se posiciona como el sector clave de la nueva bioeconomía, descarbonizada y basada en un uso eficiente de recursos renovables y reciclables, para la fabricación de productos naturales de gran valor añadido. En un futuro próximo -en el que ya se está trabajando- las fábricas de la cadena papelera serán biorrefinerías a partir de madera y de fibra reciclada que, haciendo un uso altamente eficiente de su materia prima, fabricarán celulosa, papel y cartón, bioenergía y biocombustibles, biocomposites y toda una serie de nuevos productos a base de fibra forestal.

MITO: El envase reutilizable es más ecológico que el reciclable
DATO: Envases y embalajes de papel y cartón –naturales, renovables, reciclables y biodegradables-

El envase reciclable reduce el impacto medioambiental más efectivamente que la reutilización, a través de un ciclo integrado y sostenible, responsable con el medio ambiente:

  • Fabricación: Optimiza el uso de los recursos. Con el papel, que proviene de un recurso natural y renovable como la madera, se fabrican embalajes 100% reciclables y biodegradables. Cerca del 85% de la materia prima que se emplea en la fabricación de cajas de cartón ondulado procede del reciclaje.
  • Distribución: Optimiza los procesos logísticos y reduce las emisiones contaminantes del transporte. Ofrece protección y diseño a medida. Es capaz de adoptar tantas formas y tamaños como requiera el producto. Transporta producto, no aire: se necesitan menos camiones para transportar la misma cantidad de mercancía.
  • Uso: No presenta ningún riesgo para la salud. Con el cartón cada producto estrena caja: con un envase nuevo, no existe riesgo de contaminación por usos anteriores.
  • Después de usado: 100% biodegradable y líder en recuperación y reciclaje.
MITO: Las plantaciones son dañinas para el medio ambiente
DATO: Las plantaciones para papel almacenan 28 millones de toneladas de CO2 equivalente

Las plantaciones de especies de crecimiento rápido, (eucalipto, pino) son grandes sumideros de CO2 y ayudan a frenar el cambio climático. Una vez que el bosque alcanza su madurez, deja de fijar carbono, por lo que estas plantaciones productivas son una oportunidad medioambiental. Las 420.580 hectáreas de plantaciones de pino y eucalipto para papel almacenan 28 millones de toneladas de CO2 equivalente. El carbono almacenado no se libera con la corta del árbol, sino que permanece en los productos forestales. Por ejemplo, en los libros, el papel queda almacenado durante décadas -y generaciones- en nuestras bibliotecas. Y a través del reciclaje del papel se va ampliando el plazo de ese secuestro del carbono. Las plantaciones permiten un control eficaz de la erosión del suelo, gracias a sus raíces, y ayudan a regular el ciclo del agua con las ramas y hojas que retienen el agua de la lluvia, de manera que llega al suelo con menos fuerza, permanece en la superficie y va penetrando en capas más profundas. Las plantaciones se gestionan sosteniblemente, asegurando el mantenimiento de sus funciones ecológicas, sociales y económicas, lo que se certifica a través de sistemas de certificación forestalcomo FSC, PEFC…

MITO: Hay muchísimas plantaciones -están llenando España de Eucaliptos-
DATO: Plantaciones para papel -2,3% de la superficie de bosques de España.

Las plantaciones se realizan en terrenos que están baldíos debido el abandono de cultivos agrícolas, de manera que gracias a las plantaciones la superficie arbolada aumenta. Las plantaciones de especies de crecimiento rápido, precisamente por esta peculiar característica, permiten obtener la mayor cantidad de madera en la menor superficie y de este modo ayudan a preservar los bosques.

MITO: Para fabricar papel se destruyen bosques
DATO: La madera para papel se cultiva en plantaciones

Para fabricar NO se utiliza madera noble, de especies exóticas de los bosques tropicales ni de robles, hayas o encinas. Para hacer papel se utiliza madera de especies de crecimiento rápido (en España eucalipto y pino fundamentalmente), que se cultiva con esta finalidad en plantaciones forestales, que se están continuamente regenerando y replantando y de otro modo no existirían. El sector papelero español fabrica anualmente unos dos millones anuales de toneladas de celulosa, para lo que utiliza unos seis millones de metros cúbicos de madera de eucalipto y pino cultivados para tal fin en plantaciones forestales, que se realizan y se mantienen para este uso.

MITO: La deforestación aumenta, estamos acabando con los bosques
DATO: 380.000 hectáreas más de bosques al año en Europa
  • En Europa los bosques crecen - 30,6% de la superficie total del planeta está cubierta de bosques, - 4.000 millones de hectáreas de bosques, - 0,6 hectáreas por habitante
  •  El ritmo de deforestación decrece - La pérdida neta de bosques en el mundo se ha reducido de manera muy importante: ha pasado de 7,3 millones de hectáreas anuales en la década de los noventa a 3,3 millones de hectáreas anuales en el periodo 2010-2015.

Enrique Isidro nuevo presidente de ASPAPEL

Enrique Isidro nuevo presidente de ASPAPEL

Enrique Isidro Rincón, vicepresidente ejecutivo del Grupo Europac, es el nuevo presidente de ASPAPEL, elegido por la Junta Directiva de la organización que agrupa y representa a la industria de la celulosa y el papel en España. Asimismo, la Junta eligió como nuevo vicepresidente de ASPAPEL a Maties Gomà-Camps, Consejero Delegado de Gomà-Camps. Las empresas asociadas suponen más del 80% de la producción del sector.
Enrique Isidro Rincón nació en Valladolid en 1965 y es licenciado en ciencias económicas y empresariales por la Universidad Complutense de Madrid, con especialidad en dirección y financiación de empresas. Tras cuatro años ejerciendo como auditor y analista financiero, se incorporó al Grupo Europac en 1996, dos años antes de que la compañía comenzara a cotizar en el mercado de capitales. Tras desarrollar diversas responsabilidades en varias empresas del grupo, en 2005 fue nombrado consejero delegado y en 2015 vicepresidente ejecutivo de ASPAPEL.
Durante este tiempo, la compañía abordó la expansión internacional de su actividad industrial a los mercados portugués, francés y marroquí, y desarrolló las líneas de negocio estratégicas del papel recuperado y la explotación forestal como fuente de aprovisionamiento de materias primas.
En la actualidad, la compañía está presente en todos los sectores de la cadena de valor de la industria del papel y el cartón para embalaje, tiene 26 centros de producción en España, Francia, Portugal, y Marruecos, factura más de 1.000 millones de euros y genera 2.300 empleos directos.

Sobre ASPAPEL

ASPAPEL (Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón) es una organización profesional de ámbito estatal, que agrupa a las empresas del sector de la celulosa y el papel. Las empresas asociadas (unas 48) suponen más del 90% de la producción del sector.

El objetivo de la asociación es contribuir al desarrollo competitivo y sostenible de las empresas asociadas y a la promoción de la imagen del sector, sus empresas y productos.

ASPAPEL trabaja representando al sector ante la Administración y grupos de interés, desarrollando estrategias sectoriales en los temas prioritarios para la industria, proveyendo de un foro de encuentro a las empresas asociadas, desarrollando iniciativas que mejoren la imagen del papel y las empresas que lo fabrican, y apoyando su gestión en diferentes áreas.

Sus áreas prioritarias de actuación son medio ambiente, energía, forestal, reciclaje, relaciones laborales, prevención de riesgos laborales y comunicación.

La asociación se rige a través de una Asamblea General y una Junta Directiva, con Comités y Grupos de Trabajo específicos en las áreas de actuación, y cuenta con el soporte de una estructura profesionalizada.


Memoria de Sostenibilidad ASPAPEL

El uso de materias primas locales, el crecimiento de la recogida de papel para reciclar, el importante impulso en la certificación forestal, el incremento en la valorización de los residuos del proceso y la alta implantación de los Sistema de Gestión Medioambiental son algunos de los aspectos más destacados del comportamiento ambiental del sector papelero español, recogidos en la Memoria de Sostenibilidad de la Industria del Papel, presentada hoy por ASPAPEL. “Somos un sector -afirmó Eduardo Querol, presidente de ASPAPEL- que está desarrollando hoy el modelo de consumo y producción sostenible, en el que mañana se basará toda la producción industrial”.

La memoria de sostenibilidad llega a su cuarta edición, que cubre el periodo 2011-2014, y sigue las recomendaciones de la nueva Guía G4 de GRI. ASPAPEL editó en 2005 la primera Memoria de Sostenibilidad del Papel, poniendo en marcha una iniciativa pionera en España. Ningún sector en su conjunto había hecho antes un ejercicio similar de transparencia. Para la determinación de los aspectos materiales incluidos en esta IV edición de la Memoria de Sostenibilidad, se abrió un proceso de consulta y participación de los grupos de interés, a través una encuesta online, con el resultado de más de 300 respuestas recibidas, que ha permitido ampliar considerablemente los temas y el volumen de información con respecto a ediciones anteriores.

Gran salto en el desarrollo de la certificación forestal en la Memoria de Sostenibilidad del Papel

La mitad de la celulosa y el papel que la industria papelera española puso en el mercado en 2014 contaba ya con certificación forestal y casi el 80% de la madera utilizada como materia prima para fabricarlo procedía de plantaciones locales de pino y eucalipto.

Los productos del bosque son cada vez más demandados por la sociedad. Y lo serán aún más en el futuro, sustituyendo en mayor medida a materiales no renovables e intensivos en carbono. Por eso es esencial la certificación forestal, que garantiza al consumidor que esos productos forestales proceden de bosques gestionados de manera sostenible.

1 certificación forestal

Según datos de la Memoria de Sostenibilidad de la Industria del Papel editada por ASPAPEL, actualmente, tienen certificada su cadena de custodia el 72% de las fábricas de papel y el 100% de las fábricas de celulosa, así como el 85% de los proveedores de madera. En muy pocos años se ha conseguido un gran avance y hoy está certificada el 51% de la producción de celulosa de mercado y el 46% de la producción de papel vendido.

El cuello de botella sigue estando en el déficit de madera nacional certificada, que lastra la competitividad de la industria forestal española. La ausencia de instrumentos de gestión ágiles y eficaces ha sido tradicionalmente el gran escollo.

Aunque en los últimos años se ha avanzado considerablemente, nuestros bosques requieren un impulso decidido para situarlos en los niveles de las masas forestales europeas.

El papel es un producto forestal, un producto del bosque. La madera para papel se planta y se cultiva en 420.580 hectáreas de plantaciones que se están continuamente replantando y regenerando y suponen el 2,3% de la superficie forestal española. Estas plantaciones son motor de la economía rural: generan 4.660 empleos directos y 15.378 indirectos. Además son grandes sumideros de CO2.

Los 5,7 millones de m3 de madera que la industria de la celulosa y el papel utilizó en 2014 como materia prima, proceden en un 78% de esas plantaciones locales. El resto de la madera es importado y procede asimismo de plantaciones de estas mismas especies.

Más del 80% de los residuos de fabricación del papel se valorizan

Actualmente el 81% de los residuos de fabricación se valorizan por distintas vías, según la Memoria de Sostenibilidad de la Industria del Papel editada por ASPAPEL. Las principales son la valorización energética, fundamentalmente en la propia fábrica, el uso directo agrícola, el compostaje y su uso como materia prima en otras industrias (cementera,  cerámica...).

La política de gestión de los residuos de proceso papelero consiste en primer lugar en su minimización, a través del control de calidad de la materia prima y de mejoras en el proceso de fabricación.  Y, en segundo lugar, en su valorización en distintas aplicaciones o su valorización energética. Sólo en el caso de que ninguna otra vía sea posible, se recurre a su eliminación en vertedero controlado.

Los residuos con destino a vertedero se han reducido de manera muy importante en los últimos años. Han pasado a representar del 35% en 2010 al actual 19%.

Hay que destacar el gran avance producido en el uso de estos residuos como combustible fundamentalmente en la propia fábrica, que ha pasado de apenas un 3% en 2010 a casi el 28% actualmente.

En el ámbito de la fabricación, la filosofía de trabajo del sector se resume en dos líneas de actuación: innovación y eficiencia para fabricar papel con menos agua y menos energía. y conversión de los residuos del proceso en recursos, profundizando en el uso en cascada de la materia prima, en simbiosis con otras industrias.

Cabe destacar que casi el cien por cien de la producción papelera en España (97%) se realiza bajo sistemas de gestión medioambiental (ISO o EMAS) y la buena evolución en cuanto al uso de agua y vertidos o en las emisiones.
2 gestion recursos

La recogida de papel para reciclar vuelve a crecer con fuerza

Coincidiendo con la recuperación del consumo de papel (2,8%), la recogida de papel crece de nuevo en 2014 y lo hace con fuerza, incrementándose un 4,1%, según la Memoria de Sostenibilidad del Papel editada por ASPAPEL.

La evolución del consumo de papel está íntimamente ligada a la de la recogida de papel para reciclar. No obstante, en el caso español, la concienciación, el arraigo de los hábitos de reciclaje y el buen funcionamiento y la solidez de los sistemas de recogida han conseguido minimizar el impacto del descenso del consumo en el “bosque urbano”.  A lo largo de la crisis, el consumo de papel se ha reducido un 23% mientras la recogida de papel para reciclar ha descendido alrededor del 11%, de forma mucho más moderada.

El “bosque urbano” ha resistido a pie firme la segunda recesión. Ni la caída del consumo ni la obligada austeridad en la gestión pública han sido obstáculo para mantener los altos estándares conseguidos en recogida y reciclaje de papel. La colaboración administración-ciudadano-industria, la fortaleza y eficiencia de los sistemas de recogida y la capacidad recicladora de nuestra industria papelera son una combinación ganadora.

La recogida de papel en España alcanzó en 2008 su récord histórico al rozar los cinco millones de toneladas. En los años sucesivos experimentó, como consecuencia de la crisis, un descenso roto solo por el leve repunte de 2011. Y vuelve a crecer con fuerza en 2014.

3 volumen recogida

De los 135 kilos de papel que un español consume al año como media, el 71% (96 kilos) se recoge para ser reciclado en las fábricas papeleras. Eso hace un total de 4,4 millones de toneladas recogidas en 2014 para su reciclaje.

España es una potencia en reciclaje de papel y cartón. En 2014, las fábricas papeleras españolas reciclaron 5,1 millones de toneladas de papel y cartón. En la Unión Europea, solo Alemania supera ese volumen de reciclaje.

La capacidad recicladora de nuestra industria papelera permite garantizar el reciclaje de todo el papel y cartón que se recoge en España, cerrando el ciclo en nuestro país. De hecho, en 2014 se recogieron 4,4 millones de toneladas y nuestra industria recicló 5,1 millones de toneladas.

El 70% del papel que recicló en 2014 la industria papelera española era de procedencia local y el 30% restante se importó de países limítrofes.

Una industria ganadora

“Contamos –explicó Eduardo Querol, presidente de ASPAPEL- con las bazas del excelente comportamiento medioambiental y la gran capacidad innovadora del papel. Sabemos que tenemos un gran futuro y queremos compartirlo, atrayendo talento y capital a esta industria ganadora”.

 


Los Valores del Papel

Hoy ha tenido lugar el décimo encuentro del Foro del Papel organizado por Aspapel. Se ha celebrado en el Auditorio Nouvel del Museo Reina Sofía de Madrid, donde Eduardo Queirol, Presidente de Aspapel, y los más de 300 asistentes han realizado un viaje por las cuatro fases de La Economía Circular del Papel que recogíamos la semana pasada en nuestra web.

Tras este interesante recorrido, el periodista y presentador de informativos, Roberto Arce ha entregado los premios de Los Valores del Papel. Es la primera vez que tienen lugar estos galardones y esperamos que no sea  la última ya que son muchas las empresas y personas a las que se les debe reconocer su labor y esfuerzo en este nuevo paradigma que comienza con La Economía Circular.
Los ganadores de los premios de Los Valores del Papel en sus diferentes categorías han sido:
Javier Rodriguez (Lobulo) Jaume Batllori (J. Vilaseca) Francesc Carmona (Montblanc) Oscar Campillo (Marca) y el escritor Lorenzo Silva_PMA9244
  • Montblanc: ganador del premio valioso por reflejar como ningún otro el espíritu de la escritura en papel. Ha recogido el premio Francesc Carmona, Brand Manager de Montblanc Iberia.
  • J. Vilaseca: ganador del premio renovable por ser la memoria viva de la evolución tecnológica del sector. Ha recogido el premio Jaume Batllori, director general de J. Vilaseca.
  • Lobulo Design: ganador del premio innovador por ser el más reputado de los artistas de papercraft. Ha recogido el premio Javier Rodriguez.
  • Marca: ganador del premio esencial por ser el diario impreso más leído de España. Ha recogido el premio su director Oscar Campillo.
  • Lorenzo Silva: ganador del premio natural por ser como el mismo ha dicho hijo del papel. Ha recogido el premio el mismo escritor Lorenzo Silva.

¡Enhorabuena a todos ellos y a Aspapel por este encuentro anual¡


Convertir los residuos en recursos

Como antesala del evento del próximo 17 de marzo, ASPAPEL organizó ayer un desayuno para presentar a los medios el Informe de la Economía Circular del Papel.

Carlos Reinoso, director general de ASPAPEL e Ignacio Carro, secretario general de AFCO, nos introdujeron en lo que es el futuro de este sector, incidiendo en que la economía circular es la clave y la tendencia de la industria para conseguir su sostenibilidad, eficiencia y competitividad en el tiempo.
 
La economía circular es un nuevo paradigma, lanzado desde la Unión Europea y aplicable a todas las áreas, con el que se pretende acabar con la economía lineal basada en producir, usar y tirar.  
Consiste en convertir los residuos en recursos y esto mejor que nadie, lo sabe hacer la industria papelera de nuestro país.
España es el segundo país de Europa en reciclaje de papel y cartón después de Alemania. Con eficientes sistemas de recogida y tratamiento se recogen 4.3 millones de toneladas de papel y cartón, lo que equivale al 70% del consumo.
Pero el reciclaje, aun siendo una parte fundamental de este nuevo paradigma, no es el único. Todo el ciclo de vida del producto, desde las materias primas hasta el uso debe ser eficiente.
Carlos Reinoso nos resumía así las cuatro fases por las que pasa el producto de la cadena del papel y cómo se está trabajando en cada una de ellas para conseguir un proceso sostenible y circular:
  • Materias primas: En España se plantan muchos más árboles de los que se cortan. El crecimiento anual de la madera es de 46.3 millones de m3 y las cortas anuales (incluida la fabricación de papel) se limitan a 15.5 m3. La fabricación del papel tan solo supone un 33% del corte total de árboles y el 2.7% de la superficie forestal a nivel nacional es suficiente para proveernos el papel que necesitamos. Además el 83% de la madera para papel proviene de plantaciones locales y 5.890 personas están trabajando en ellas. Otra cuestión fundamental en esta fase es la gestión forestal sostenible que nos lleva a la certificación forestal. Hoy en día el 56% de las fábricas y el 82% de los proveedores cuentan con este certificado que garantiza que el aprovechamiento de la masa forestal sea sostenible.
  • Proceso productivo: En este punto hay que tener en cuenta el agua, la energía y los residuos.                                       El proceso papelero utiliza una elevada cantidad de agua, pero tan solo consume un 5%- 10% porque se evapora o se incorpora al producto, el restante 90%-95% del agua empleada se devuelve depurada.                                                       El mismo proceso, requiere de maquinaria de muy alta tecnología por lo que es un sector intensivo en energía. Por ello, existe una fuerte apuesta por sistemas energéticos sostenibles como elgas natural (el 65% del combustible utilizado es de este tipo), la biomasa (supone el 32%) y la cogeneración que ya cuenta con 1.135 MW instalados. Estos esfuerzos han conseguido que se haya producido más papel y celulosa con menor emisión de CO2.                                                       Por último, el volumen de residuos generado por este proceso es importante y lo que se intenta es valorizarlos en lugar de enviarlos a vertederos. A día de hoy ya el 77% de los residuos del proceso papelero son valorizados en simbiosis con otras industrias.
  • Producto: Ecodiseño es la palabra clave en esta fase, tanto el cliente como el consumidor final buscan algo más que la funcionalidad en un producto, también se interesan por cómo se ha fabricado y qué utilidad se le dará en un futuro. Esta nueva moda es sin duda una buena noticia para la industria papelera ya que el papel cuenta con unas claras fortalezas de cara a sustituir a otro tipo de materiales en muchas aplicaciones. Un ejemplo de ello es la creciente sustitución de las bolsas de plástico por las de papel.
  • El final del ciclo de vida: Papel es sinónimo de reciclaje y como dijimos al comenzar este post, España es el segundo país en reciclaje de la Unión Europea. El 70% del papel reciclado se recupera y existe capacidad recicladora suficiente para garantizarlo.