Gran formato en impresión digital

Parece mentira que hace escasos años fuese inimaginable hablar al mismo tiempo del mercado de la impresión en gran formato y de la impresión digital. Que a día de hoy esto sea posible y que la impresión digital se haya convertido en la opción predilecta del mercado de gran formato es un claro ejemplo de la evolución tecnológica que vive nuestro sector. Tanto, que ya es raro encontrar una imprenta que trabaje con el gran formato que no tenga una impresora por inyección de tinta entre sus equipos.

Aunque los sistemas de impresión digital se han extendido considerablemente entre los fabricantes de expositores, los impresores serigráficos, los fabricantes de rótulos y, cada vez más, los impresores litográficos offset, eso no ha significado el abandono total de las técnicas de producción analógicas. Lo que ha aportado la impresión digital al gran formato ‒complementado por los avances en el software y los materiales disponibles‒ es versatilidad y flexibilidad a todos los segmentos de la industria en los que la revolución digital ha abierto las puertas a los tirajes cortos, la producción de ejemplares sueltos, las versiones y los datos variables. A estos aspectos, se les puede añadir las ventajas ecológicas de una técnica que no emplea sustancias químicas tradicionales, aparte de la reducción de las mermas y otros beneficios como la producción justo a tiempo y a demanda para marcas y clientes finales.

Ventajas prácticas de la impresión digital en gran formato

Desde el punto de vista práctico, la impresión digital o por inyección de tinta en gran formato tiene la ventaja de que permite ofrecer plazos de entrega más cortos, entornos de producción mejores, logística más sencilla y flujos de trabajo integrales más eficaces. Además, existen también consideraciones económicas ‒como la reducción de inventario‒ que han contribuido a impulsar la inyección de tinta.

Así, en las últimas dos décadas, ha evolucionado mucho el modo en que se producen las aplicaciones consideradas de gran formato. De hecho, este cambio ha provocado que las impresoras de entre 1 y 5 metros de ancho hayan pasado de ser máquinas especiales a ser equipos de uso normal. En este tiempo, los fabricantes han sido testigos de la transformación de los requisitos de los clientes, que cada vez son más diversos.

Nichos de mercado y segmentos especiales

Pese a que el negocio de la impresión en gran formato sigue creciendo, se observa que los impresores no solo sirven al mercado más convencional, sino que también están penetrando en nuevos nichos de mercado y segmentos especiales en los que la tecnología digital puede producir trabajos que antes no podían realizarse. Las posibilidades de experimentar con la inyección de tinta y materiales distintos se han simplificado porque la preparación y los cambios de trabajos son más rápidos, el proceso de preimpresión es más sencillo y la producción de tirajes cortos y ejemplares sueltos es viable.

Asimismo, los impresores deben competir no solo con otros proveedores, sino también con otras empresas que empiezan a invertir en la tecnología digital. Estos negocios han optado por especializarse en un nicho de mercado en vez de presentarse simplemente como un proveedor más y así evitar competir únicamente en precio, que es lo que hacen muchos.

Sin embargo, la demanda de impresoras por inyección de tinta en gran formato continúa aumentando en todo el espectro digital, ya que las empresas quieren producir con mayor calidad, velocidad y fiabilidad.

Velocidad frente a versatilidad

¿La velocidad es algo fundamental entre los usuarios de impresoras de gran formato? La respuesta a esta pregunta clave difiere según el modelo de negocio y el tipo de demanda. La versatilidad es una de las ventajas clave de la inyección de tinta, y la diversificación suele ser el factor principal para ampliar los márgenes de beneficio. Por lo tanto, tener un flujo de trabajo efectivo es tan importante como la velocidad de la impresora, así que la inversión debe calcularse en función del volumen de producción diario, la diversidad y la variabilidad del trabajo.

Sabemos que muchos de los clientes usan nuestras impresoras para producir diversas clases de impresiones y en soportes distintos para atender las necesidades de sus propios clientes y para amortizar al máximo la inversión. Una misma impresora sirve para producir desde material de PLV hasta gráficos para vehículos, pasando por pancartas, autoadhesivos, etiquetas, revestimientos de paredes y expositores,Richard Barrow, responsable sénior de productos de impresión de rótulos en gran formato, Epson Europe.

Mike Horsten, director de marketing de Mimaki para la región EMEA, coincide: “Creo que la llave del éxito es tener una oferta variada. Prácticamente ya no existen impresores especializados solo en un tipo de producción. Ofrecer varias clases de productos impresos es la manera de ofrecer servicios integrales.”

La creatividad del fabricante de expositores o rótulos no es lo único que determina su flexibilidad. Esta también es posible gracias a tecnologías desarrolladas para minimizar el tiempo de inactividad en los cambios de trabajo y a la capacidad de producir aplicaciones correctas a la primera. Cada minuto que una máquina está sin producir merma la rentabilidad de la empresa, de ahí que los equipos modernos tengan en cuenta estos aspectos en lo relativo a la funcionalidad y el rendimiento.

Ventajas del flujo de trabajo integral

Las ventajas no proceden únicamente del diseño y la fabricación de la impresora. Cada vez es más importante que el flujo de trabajo sea completo y eficaz, y que haya integración con fases posteriores como el acabado en entornos de producción completa, los sistemas de gestión y planificación de recursos empresariales y la compatibilidad con el formato JDF, elementos que contribuyen a la contabilidad.

“Es bastante fácil calcular en qué medida una empresa puede incrementar la producción y la rentabilidad si imprime más trabajos en una máquina más grande y rápida», señala Ken Hanulec, vicepresidente de la división de soluciones de inyección de tinta de EFI. Sin embargo, a veces a las empresas se les pasa por alto que también pueden obtener mejores resultados con un flujo de trabajo mejor, cuando en realidad es una manera de ganar competitividad que hay que tener muy en cuenta.”

“Para un gran impresor que tenga varias máquinas, el flujo de trabajo es vital para sobrevivir en el mercado. Sin un buen sistema de gestión o un flujo de trabajo automático, la cantidad de trabajo acaba ahogando a la empresa a largo plazo. No obstante, tener un flujo de trabajo perfecto no es tan importante en el caso de una empresa pequeña que conoce a todos sus clientes,” Mike Horsten, director de marketing, Mimaki para la región EMEA.

En el segmento del gran formato, las impresoras de cualquier gama son capaces de producir cada vez más aplicaciones; en este contexto, la eficacia adquiere mayor relevancia. “El flujo de trabajo determina la eficacia de nuestras máquinas”, afirma Barrow. “Trabajamos de forma muy estrecha con los proveedores de software para asegurarnos de que la interacción entre el flujo de trabajo y la impresora sea lo más perfecta posible.”

Imprimir bien y a la primera

Paul Adriaensen, Agfa, está de acuerdo en que un buen flujo de trabajo es básico en el entorno de impresión actual: “Una producción adecuada significa que la máquina imprima bien a la primera y siempre, trabajo tras trabajo. El flujo de trabajo automatiza los archivos de entrada y el procesamiento de datos, la gestión del color, la configuración de la impresora y del acabado para evitar retrasos en el proceso de producción.”

Hoy en día, los usuarios de impresoras de gran formato pueden proceder de cualquier ámbito: diseñadores, antiguos especialistas en composición o reprografía, impresores serigráficos, fabricantes de rótulos y otros profesionales de este segmento. Sean quienes sean, tienen algo en común: todos los encargos deben producirse con la calidad necesaria, a un precio aceptable y a tiempo. No obstante, todo proveedor de servicios de impresión debe fijarse en los beneficios, no solo en los costes de producción. Así lo resume Horsten: “Todavía hay empresas que no calculan el coste de todo el flujo de trabajo antes de añadirle el margen. Si contabilizaran los costes del negocio entero, sabrían cuál es la rentabilidad de verdad de cada encargo realizado.”

En el segmento del gran formato, el crecimiento depende de numerosos factores: la tecnología empleada por los equipos y su fiabilidad, los costes de explotación, la diversificación en materia de aplicaciones y el equilibrio entre el volumen y la versatilidad de producir tiradas cortas y ejemplares sueltos. Aun así, la flexibilidad está demostrando ser un factor clave en las inversiones futuras: una misma impresora puede producir los volúmenes adecuados en un abanico amplio de materiales y aplicaciones.

“La diversidad es una de las razones por las que a los clientes les gusta usar nuestras impresoras híbridas planas/rotativas. Muchos de ellos necesitan poder imprimir el máximo número posible de trabajos diferentes, desde expositores en cartón ondulado hasta pancartas tradicionales,” Ken Hanulec, vicepresidente de la división de soluciones de inyección de tinta, EFI.

Desde la drupa de 2012, las tecnologías de inyección de tinta no han dejado de avanzar, con lanzamientos de tintas nuevas y máquinas más rápidas que incluyen manejo automático del material, secado por leds y opciones de impresión y corte optimizadas. En el ámbito químico, se han presentado tintas acuosas de secado UV, persiste el reto de las fórmulas con látex y siguen disponibles las opciones de tintas acuosas, de base disolvente y de secado UV, que muchos impresores continúan usando en su día a día.

Autora: Sophie Matthews-Paul


El Club de Gráficos Eméritos visita la RAE

Las actividades del Club de Gráficos Eméritos tienen un fuerte componente cultural vinculado al mundo de la imprenta, la edición y  la comunicación, tal es el caso de las recientes visitas a colecciones y museos tales como el Museo Alzamora de  Olot, la Imprenta Municipal de Madrid, o el Museo Didáctico de Artes Gráficas en Arganda del Rey.

A las citadas visitas, se añade la efectuada a la Real Academia Española, el pasado mes de diciembre. Una actividad muy valorada por todos los asistentes, por dos motivos principales.

Desde una perspectiva profesional, por ser la industria gráfica la que ha hecho y hace posible que las obras literarias, ensayos o textos profesionales, lleguen a millones de lectores de forma eficiente y útil para la difusión de conocimiento y para la expansión de la cultura.

Por otro lado, la Real Academia Española significa, tanto en lo cultural y en lo social, un referente para todos y en especial para los impresores y los editores.

La Docta Casa puso en marcha un programa de visitas muy cuidado y de gran interés cultural, con motivo de los 300 años de su fundación.

La visita del Club de Gráficos Eméritos

La visita del Club de Gráficos Eméritos tuvo lugar el pasado 14 de diciembre de 2015. Fue de gran interés cultural y estético, estar en las distintas salas y bibliotecas, con las explicaciones de María Sánchez Paraíso, filóloga del departamento de Comunicación de la RAE, en un entorno de silencio, con todas las dependencias iluminadas, de las que pueden destacarse, el salón de plenos, el salón de actos, las dos bibliotecas de los legados de Dámaso Alonso y de Rodriguez-Moñino, todo lo cual permite hacerse una idea del lugar en que trabajan los académicos, en sus respectivas actividades.

Durante la visita, D. Augusto Jurado Muñoz de Cuerva, de la Junta Rectora del Club de Gráficos Eméritos y autor de muchos textos dedicados a la historia y a la cultura, entregó una de sus obras más conocidas, La imprenta: orígenes y evolución, a la atención del director de la Real Academia, D. Darío Villanueva.

El Club de Gráficos Eméritos, junto al interés y el estudio de la historia de la industria gráfica, presta también atención a los desarrollos de las tecnologías y de su futuro. En este sentido es destacable la labor de la Academia, por su esfuerzo en la digitalización de sus fondos, así como los convenios con primeras firmas de desarrollo de software, para aportar materiales a los diccionarios y bases de conocimiento de programas de uso global, en español.

 

 


Crece el consumo del papel

Con un incremento de la producción de papel del 5,4% en octubre, la industria papelera española encadena siete meses consecutivos de crecimiento, según datos de ASPAPEL. Tras un primer trimestre en negativo (-2,6%), la producción empezó a crecer en abril e inició una sólida progresión con un crecimiento del 4,5% en el segundo trimestre y del 5,2% en el tercero.

Los últimos datos sectoriales europeos disponibles (enero-septiembre), sitúan a España, con un crecimiento acumulado de la producción del 2,3%, como el que más crece entre los grandes productores de papel y muy por encima de la media UE (-0,4%). España es el sexto productor  de la UE, tras Alemania (0,2%), Suecia (-1,6%), Finlandia (-1,2%), Italia (0,9%) y Francia (-0,7%).

Los últimos datos disponibles de consumo de papel en España, con un incremento del 8% en el tercer trimestre y del 6,2% en el acumulado de los nueve primeros meses,  confirman también la recuperación del consumo interior iniciada el pasado ejercicio.

Actividad industrial del papel

El sector papelero desarrolla su actividad industrial  en 77 fábricas repartidas por todo el país: 10 fábricas, que producen celulosa a partir de madera procedente de plantaciones, y 67 fábricas que, bien a partir de esa fibra nueva de celulosa, bien a partir de fibra reciclada procedente del bosque urbano, producen papel.

La industria papelera española, ya en crecimiento, es el motor de una potente cadena de valor, de creación de empleo y riqueza, vital para la reindustrialización de nuestro país.  Desde las plantaciones, pasando por la fabricación de celulosa y papel y su transformación en una enorme variedad de productos papeleros (cajas, bolsas, libros, periódicos, revistas…), hasta su recogida y tratamiento para su reciclaje final en una fábrica papelera, la cadena del papel supone el 3% del PIB español.

Antes de decir que la industria papelera no es sostenible por la tala de árboles, lee los mitos frente a datos

 


Ilusión, amor y éxito en 2016

Los buenos propósitos, unos nuevos y algunos no tanto, inundan nuestras conversaciones estos días
En neobis nada más -y nada menos- que tenemos uno: cumplir sueños
Queremos ser capaces de ayudaros a cumplir vuestros sueños y que la ilusión, el amor y el éxito sean trending topic en este libro en blanco que comienza
¡Feliz 2016!

Impresión industrial en la era digital

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha buscado maneras de embellecer el entorno y enriquecer su vida con la ayuda de la decoración. Las personas han usado jeroglíficos decorativos, pinturas y palabras escritas en blanco y negro o color para ilustrar su estilo de vida o bien con un propósito funcional. (Por ejemplo, el color verde significa «adelante».) Innovadores de todo el mundo buscan siempre maneras de colocar materiales decorativos y funcionales en los objetos y las superficies de nuestro día a día. Algunos de estos diseños están concebidos para transmitir un mensaje, mientras que otros están pensados para crear un efecto visual impactante o mejorar su utilidad. Todo empezó con la xilografía en papel y tejidos, hasta que llegó la invención que lo cambió todo en 1440: la imprenta con tipos móviles de Gutenberg. ¿cómo es ahora la impresión industrial?

Desde que Gutenberg revolucionó la impresión hace 575 años, este proceso de fabricación se ha desarrollado hasta convertirse en una técnica de deposición precisa de colorantes o materiales para numerosas aplicaciones gráficas e industriales. Las tecnologías de artes gráficas han evolucionado para producir contenido impreso que se usa para compartir información, hacer publicidad, educar e imprimir diversos documentos de uso común. Por su parte, la impresión industrial sirve para embellecer numerosas superficies de nuestro día a día, como envases de productos o elementos decorativos, o para producir materiales funcionales para la industria electrónica, por ejemplo. Las aplicaciones de impresión industrial se han producido tradicionalmente con diversas técnicas de impresión analógica, como el offset, el huecograbado, la flexografía y la serigrafía. La gama de aplicaciones es enorme, desde tejidos hasta cerámica, pasando por suelos, laminados, vidrio, madera, interruptores de membrana, componentes electrónicos impresos, envases e incluso materiales biomédicos.

impresion industrial

Efectos de la personalización masiva

El motor de estos avances fue la necesidad de producir en serie elementos impresos como los libros o los bienes de consumo envasados que las grandes marcas comercializan a gran escala. Artículos como las prendas de ropa, los laminados decorativos, los azulejos cerámicos y los envases de productos llegaron a los consumidores gracias a los procesos y las tecnologías de producción masiva. Pese a que la fabricación en masa disminuye el precio unitario, requiere una gran inversión en capacidad productiva, así como una cadena de suministro adecuada para gestionar la entrada y salida de materiales y bienes.

Según nuestros cálculos, la producción masiva mundial de productos decorativos representa menos de medio billón de dólares en artículos fabricados.

Sin embargo, el deseo cada vez mayor de personalizar lo que nos rodea, junto con las innovaciones incesantes en los ámbitos de las ciencias de los materiales y la tecnología de deposición digital de materiales, es uno de los factores principales que impulsan la transición de la producción masiva a la personalización en masa. Esta transición ofrece tanto a consumidores como a responsables de compras los medios para personalizar el entorno con imágenes de marca o superficies decorativas que reflejen su gusto y sensibilidad visual. Hoy en día, las impresiones digitales se usan cada vez más para hacer posible la personalización masiva, al tiempo que proporcionan otras ventajas, como la eficacia operativa de la producción y la reducción de los efectos sobre el medio ambiente.

Impresión industrial en la era digital

Hace una generación, la impresión digital apareció con una serie de tecnologías que permitían adoptar nuevos procesos de producción integrados y personalizar productos. Aunque estos primeros avances eran prometedores, a menudo resultaban caros y no proporcionaban una calidad aceptable para el usuario final. Una de estas tecnologías primerizas era la impresión por inyección de tinta. Durante muchos años, los equipos de impresión por inyección de tinta, como las tecnologías de gota a demanda y de inyección de tinta continua, se las vieron y se las desearon para penetrar en los mercados, ya que eran caras, tenían problemas de fiabilidad y ofrecían un abanico limitado de materiales y tintas. Estos factores restringían la gama de aplicaciones que podían producirse.

En las últimas dos décadas, avances tecnológicos en los materiales y los cabezales de impresión han permitido sacar al mercado varios productos que han transformado la dinámica del sector para permitir la personalización masiva de productos gráficos mediante la tecnología de inyección de tinta. Además, estos cambios ahora están llegando a la producción industrial. En esencia, estas soluciones por inyección de tinta permiten a los fabricantes producir artículos de calidad y al mismo tiempo beneficiarse de las ventajas operativas de la impresión digital.

No obstante, por muy importante que sea la eficacia operativa, es solo uno de los factores que potencia el crecimiento en el mercado. La capacidad de fabricar series cortas de productos de manera rentable está democratizando el proceso creativo. En un mercado en que la impresión necesita menos preparación y los inventarios se están reduciendo de manera considerable, las marcas y los diseñadores tienen libertad para probar nuevos productos, materiales y tecnologías de fabricación que no necesitan una inversión tan elevada como los productos fabricados de forma masiva. Con el impulso de internet, estos productos generan demanda de una serie de aplicaciones que antes no estaban al alcance de los consumidores y las empresas que venden a otras empresas. Estas oportunidades, generadas por el mercado y complementadas por las ventajas operativas, pueden potenciar el crecimiento rentable de empresas pequeñas y grandes.

Panorama industrial

La tecnología de impresión abarca un abanico amplio de sectores, como la comunicación gráfica, los envases, la impresión decorativa y la impresión funcional. Estos mercados tienen en común la necesidad de depositar una serie de materiales, como aglomerantes de tinta y sustancias funcionales, en diversos tipos de superficies, como hojas de papel u objetos impresos en 3D. Es habitual que las tecnologías salten de un mercado a otro. Así, una tecnología desarrollada en un principio para un segmento concreto empieza a usarse en otro y se modifica para adaptarse a los requisitos específicos de éste. Aunque la revolución digital ha seguido varios caminos, de momento el más habitual es el de la comunicación gráfica. En este segmento, la impresión digital a demanda está bien asentada, con más de mil millones de impresiones A4 al año. El uso de la tecnología ahora está extendiéndose a segmentos industriales como el envasado, la impresión decorativa y la impresión funcional.

Para conocer mejor las tendencias que afectan a los distintos segmentos, veamos una breve descripción de los mismos y algunos ejemplos que ilustran la gama de soluciones disponibles.

Packaging

El sector de los envases y embalajes es una industria gigante con unos ingresos relacionados de 368 mil millones de euros en todo el mundo según estudios sectoriales de 2014 de InfoTrends. Las aplicaciones van desde sencillas cajas de cartón ondulado marrones hasta etiquetas galardonadas para productos de gama alta. En los últimos años, se han desarrollado mucho las soluciones de impresión digital en color electrofotográficas y de inyección de tinta. Éstas representaron un volumen de producción de alrededor de mil millones de metros cuadrados en 2014, que se prevé que alcance los dos millones de metros cuadrados en 2019, lo que supone una tasa de crecimiento compuesto anual del 23%. Gracias a la nueva generación de impresoras por inyección de tinta, el mercado ahora abarca las cajas plegables, los envases flexibles, el cartón ondulado y la impresión directa sobre envases. Estos equipos no solo sirven para producir pruebas, sino que forman parte de líneas de producción totalmente integradas. Existen proveedores importantes que ofrecen soluciones para producir material de caras para cartón ondulado o imprimir cajas y expositores de cartón ondulado en formato plano, con velocidades que superan los 200 m/min.

La impresión directa sobre envases es otro ejemplo de tecnología emergente en la que las artes gráficas, la innovación y los proveedores se dan la mano para atender ‒como nunca hasta ahora‒ la demanda de impresión personalizada. Pensemos por ejemplo en una conocida marca de cerveza que ofrece botellas personalizadas con impresión digital y vinculadas a una campaña de realidad aumentada. No es que sea un concepto completamente nuevo, salvo por el hecho de que se trata de una gran empresa que puede realizarlo a escala industrial.

Impresión decorativa

La impresión decorativa es un segmento de mercado grandioso con aplicaciones que están aprovechando las ventajas de la impresión digital. Además, su gran volumen de producción digital ‒en torno a los nueve mil millones de metros cuadrados‒ está aumentando a pasos agigantados. Aunque en este segmento haya muchas más aplicaciones, en este artículo nos centraremos en la cerámica, los tejidos, los laminados y la madera, la decoración de paredes y el vidrio, que son las que lideran la transición digital.

Cerámica

El mercado de los azulejos cerámicos es enorme: según un informe de InfoTile, en 2014 se produjeron más de doce mil millones de metros cuadrados de azulejos en todo el mundo. En este segmento, tradicionalmente se han utilizado prensas rotativas para imprimir tintas decorativas sobre los azulejos antes de cocerlos, lo que permitía obtener un producto rentable que podía competir con la permanencia de la piedra natural. No obstante, el uso de cilindros de impresión rotativos tiene inconvenientes: la repetición de motivos es limitada y los cambios resultan muy caros. Como la impresión digital acorta muchísimo el ciclo de comercialización, permite los cambios de diseño y reduce la necesidad de preparación, ya domina la mayor parte de la producción de azulejos de Europa y está expandiéndose rápidamente en China. Además, la tecnología digital permite llevar a cabo impresión dimensional en fases posteriores de cocido para agregar textura a la capa decorativa.

Tejidos

La impresión textil es un mercado muy grande con una larga tradición en países como Italia, Turquía, India, Japón, Corea y China. Los tejidos impresos representaron un volumen de más de 35 mil millones de metros cuadrados en 2014 según el informe «Digital Textile Forecast» de InfoTrends. Esta cifra corresponde a la producción con máquinas serigráficas o prensas rotativas, pero el uso de impresoras digitales está creciendo a gran velocidad. Esta industria única lleva creando diseños deslumbrantes desde que se usaron las primeras matrices de madera grabada para estampar tejidos. Se ha progresado mucho desde entonces, y hoy en día la tecnología predominante para producir tejidos a gran escala es la serigrafía rotativa. Ahora que pueden usarse tintas especiales con una gama amplia de fibras tanto naturales como sintéticas, es posible crear productos rentables con colores brillantes y diseños llamativos.

La necesidad cada vez mayor de mejorar la eficacia operativa y el deseo de ofrecer diseños innovadores a los clientes son dos de los factores principales que han marcado la evolución de este mercado. Desde principios de la década de 1990, los proveedores de soluciones de inyección de tinta han intentado conseguir que esta tecnología se adaptara a las necesidades de los fabricantes textiles. En estos últimos años, la impresión por inyección de tinta se ha expandido rápidamente en empresas grandes y pequeñas del sector textil. Se prevé que la impresión digital textil alcance una tasa de crecimiento compuesto anual de más del 30% ‒más de 3.200 millones de metros cuadrados‒ en 2019 según el informe «Digital Textile Forecast» de InfoTrends. Este crecimiento tan rápido se debe a la reducción de la necesidad de preparación, la disminución de costes de la producción respetuosa con el medio ambiente y la democratización de los diseños, que permiten a las marcas penetrar en mercados nuevos con rapidez y eficacia.

Madera y laminados

Los sectores de la construcción y el mobiliario llevan décadas utilizando papeles y laminados impresos con fines decorativos. Con un abanico amplísimo de diseños que imitan la madera natural, la piedra y otros patrones gráficos, los laminados son una alternativa económica a los materiales naturales. En algunos casos, incluso, se prefiere el laminado porque dura más. El proceso es el siguiente: se imprimen papeles decorativos con prensas de huecograbado y luego se convierten en laminados mediante varios procesos. Esta industria produce digitalmente más de 300 millones de metros cuadrados al año según el informe «Profiting through Digital Printing in the Décor Marketplace» de InfoTrends de 2014. La presión para producir laminados personalizados o en tiradas cortas está incrementando la demanda de equipos de gama media e industriales capaces de imprimir volúmenes equiparables a los de las prensas de huecograbado tradicionales.

Muchos proveedores importantes de laminados y papel decorativo (como Schattdecor, WilsonArt o Formica) ahora ofrecen productos que dan respuesta a la demanda de mayor personalización y libertad de diseño. Esta tendencia llega tras muchos años de producir con mucho éxito suelos de laminado y molduras decorativas para el sector de la construcción. Siguiendo la estela de las tecnologías de impresión de laminados, han aparecido otras soluciones de impresión directa en diversos soportes, como la fibra de madera de densidad media (MDF), el contrachapado o la madera natural. Estos materiales, que no necesitan contracolarse, sirven para añadir una superficie decorativa a diversas aplicaciones domésticas y comerciales.

Decoración de paredes

Las personas han decorado las paredes de sus hogares desde que en la antigua China se usaba para embellecer las estancias de los palacios. En 1481, el rey Luis XI de Francia encargó papel pintado para sus aposentos reales. El artista Jean Bourdichon pintó cincuenta rollos de papel con ángeles sobre un fondo azul porque el rey Luis cambiaba de castillo con frecuencia. La decoración de paredes ha evolucionado mucho y hoy en día es un elemento habitual del interiorismo de muchos domicilios y edificios comerciales. Para producirlo, se han usado diversas técnicas, como la impresión planográfica, el offset, la flexografía y el huecograbado. El sector produce unos 52 millones de metros cuadrados al año según el informe «Profiting through Digital Printing in the Décor Marketplace» de InfoTrends de 2014.

Por su parte, los sistemas de impresión digital en gran formato han dado lugar a numerosas soluciones innovadoras de comunicación gráfica en diversos sectores, que con el tiempo también han penetrado en el segmento de la decoración de paredes. Otro elemento destacable es la tinta de impresión digital (p. ej., la tinta de látex y la tinta UV flexible), cuyos avances ya permiten imprimir sobre soportes estándares que cumplen las normativas de salud pública y seguridad. Aplicaciones como murales y rollos de papel pintado con los mejores gráficos son cada vez más comunes y hay numerosos proveedores.

Vidrio

El vidrio decorativo ha adornado nuestras ciudades durante siglos en catedrales, palacios y otros edificios públicos y privados. Las aplicaciones del vidrio van desde vidrieras emplomadas hasta cristales serigrafiados, para promocionar una marca, fomentar la expresión artística o servir de rótulo. El mercado del vidrio plano, que factura más de 64.000 millones de euros al año, está comenzando a adoptar la impresión digital para expandirse. Gracias al desarrollo de cabezales de impresión por inyección de tinta que pueden imprimir tintas cerámicas sobre vidrio, varios sectores están usando la impresión digital para producir vidrio decorativo duradero en aplicaciones arquitectónicas e industriales.

Impresión funcional

En la impresión funcional, a una superficie se le imprime tinta u otro material para darle una función. Se usan tecnologías piezoeléctricas o de gota continua para hacer posible la deposición de diversas clases de material. Las aplicaciones incluyen interruptores de membrana, componentes electrónicos impresos, impresión 3D y otras innovaciones de tamaño diminuto como las nanopartículas, que se están expandiendo en los ámbitos farmacéutico y biomédico. Veamos algunos de los avances que se están llevando a cabo en estas aplicaciones. En este sentido, existen varias tecnologías de deposición muy interesantes, pero pertenecen a ámbitos muy especializados dentro del campo de la biología.

Interruptores de membrana

Según la American Society for Testing and Materials (ASTM), un interruptor de membrana es «un interruptor en el que al menos un contacto está colocado sobre un soporte flexible, o compuesto de un material como éste». Los soportes flexibles suelen imprimirse sobre tereftalato de polietileno, que se usa como material portador. Los interruptores de membrana son de uso habitual en electrodomésticos, instrumental médico, videojuegos, teléfonos móviles y juguetes.

Las tecnologías de impresión se usan habitualmente para producir la capa gráfica, así como parte de los circuitos en los que se emplean tintas conductivas. Los avances en la tecnología de impresión digital UV ‒como las tintas flexibles y el secado por leds (diodos emisores de luz)‒ están ampliando el abanico de aplicaciones de los interruptores de membrana y los materiales portadores, que ahora incluyen soportes flexibles que pueden secarse con menos energía y calor. En algunas aplicaciones de gran volumen, la tecnología de secado por haz de electrones permite depositar y secar materiales delicados. En todos estos casos, la impresión personalizada y en tiradas cortas puede ocupar el lugar de la serigrafía y la flexografía.

Impresión en 3D

La industria de la impresión tridimensional es un sector enorme con muchas tecnologías, aplicaciones, materiales, precios y soluciones. Entre las tecnologías de impresión 3D actuales, se hallan la inyección de aglutinante, el procesamiento digital de la luz, la fusión por haz de electrones, la fabricación de filamentos fundidos, la inyección de material, el laminado por deposición selectiva, la sinterización selectiva por láser y la estereolitografía. Todas tienen sus pros y sus contras, y es probable que esta lista siga creciendo, ya que cada vez son más los proveedores que entran en este sector. El mercado se divide en tres categorías de productos: industrial, profesional y personal. Algunas aplicaciones habituales de las impresoras 3D son los prototipos, los moldes, los troqueles y también objetos listos para usarse. Casi todas las industrias utilizan estas aplicaciones para producir objetos, que van desde los productos diminutos para investigación hasta piezas de aviones. El sector está evolucionando con rapidez y no pasa un día sin que nos cuenten un nuevo avance que hace posible otra aplicación interesante. El atractivo de la impresión 3D está en sus ventajas: pocas mermas, ciclo de comercialización corto y posibilidad de producir diseños propios.

Electrónica impresa

En la electrónica impresa, se emplean técnicas de impresión tradicional para producir dispositivos eléctricos en diversos soportes. Los circuitos eléctricos se han impreso mediante serigrafía, flexografía, huecograbado y litografía offset durante muchos años, y con inyección de tinta también desde hace unos años. Las tintas, funcionales desde el punto de vista eléctrico, se depositan en el soporte para crear dispositivos activos o pasivos, como resistencias o transistores de película delgada. La electrónica impresa se emplea en pantallas flexibles, etiquetas inteligentes, pósters decorativos/animados y ropa deportiva.

Un ejemplo en el que la tecnología digital se está postulando como alternativa a soluciones más complejas y caras es la creación de componentes de pantallas con leds orgánicos (OLED).

La impresión digital de pantallas está a la vanguardia de la innovación. No obstante, la deposición digital de materiales funcionales lleva desarrollándose desde principios de la década de 1990 y hoy en día se emplea en varias aplicaciones, como las etiquetas RFID (identificación por radiofrecuencia), los tejidos inteligentes y muchos otros elementos eléctricos impresos. Con todo, técnicas de impresión tradicional como la flexografía y la fotolitografía aún se usan para producir grandes volúmenes de componentes eléctricos impresos. Por lo tanto, es un sector con muchas posibilidades de crecimiento para los proveedores de impresión especializados.

Autor: Ron Gilboa


Impresión industrial en la era digital

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha buscado maneras de embellecer el entorno y enriquecer su vida con la ayuda de la decoración. Las personas han usado jeroglíficos decorativos, pinturas y palabras escritas en blanco y negro o color para ilustrar su estilo de vida o bien con un propósito funcional. (Por ejemplo, el color verde significa «adelante».) Innovadores de todo el mundo buscan siempre maneras de colocar materiales decorativos y funcionales en los objetos y las superficies de nuestro día a día. Algunos de estos diseños están concebidos para transmitir un mensaje, mientras que otros están pensados para crear un efecto visual impactante o mejorar su utilidad. Todo empezó con la xilografía en papel y tejidos, hasta que llegó la invención que lo cambió todo en 1440: la imprenta con tipos móviles de Gutenberg. ¿cómo es ahora la impresión industrial?

Desde que Gutenberg revolucionó la impresión hace 575 años, este proceso de fabricación se ha desarrollado hasta convertirse en una técnica de deposición precisa de colorantes o materiales para numerosas aplicaciones gráficas e industriales. Las tecnologías de artes gráficas han evolucionado para producir contenido impreso que se usa para compartir información, hacer publicidad, educar e imprimir diversos documentos de uso común. Por su parte, la impresión industrial sirve para embellecer numerosas superficies de nuestro día a día, como envases de productos o elementos decorativos, o para producir materiales funcionales para la industria electrónica, por ejemplo. Las aplicaciones de impresión industrial se han producido tradicionalmente con diversas técnicas de impresión analógica, como el offset, el huecograbado, la flexografía y la serigrafía. La gama de aplicaciones es enorme, desde tejidos hasta cerámica, pasando por suelos, laminados, vidrio, madera, interruptores de membrana, componentes electrónicos impresos, envases e incluso materiales biomédicos.

impresion industrial

Efectos de la personalización masiva

El motor de estos avances fue la necesidad de producir en serie elementos impresos como los libros o los bienes de consumo envasados que las grandes marcas comercializan a gran escala. Artículos como las prendas de ropa, los laminados decorativos, los azulejos cerámicos y los envases de productos llegaron a los consumidores gracias a los procesos y las tecnologías de producción masiva. Pese a que la fabricación en masa disminuye el precio unitario, requiere una gran inversión en capacidad productiva, así como una cadena de suministro adecuada para gestionar la entrada y salida de materiales y bienes.

Según nuestros cálculos, la producción masiva mundial de productos decorativos representa menos de medio billón de dólares en artículos fabricados.

Sin embargo, el deseo cada vez mayor de personalizar lo que nos rodea, junto con las innovaciones incesantes en los ámbitos de las ciencias de los materiales y la tecnología de deposición digital de materiales, es uno de los factores principales que impulsan la transición de la producción masiva a la personalización en masa. Esta transición ofrece tanto a consumidores como a responsables de compras los medios para personalizar el entorno con imágenes de marca o superficies decorativas que reflejen su gusto y sensibilidad visual. Hoy en día, las impresiones digitales se usan cada vez más para hacer posible la personalización masiva, al tiempo que proporcionan otras ventajas, como la eficacia operativa de la producción y la reducción de los efectos sobre el medio ambiente.

Impresión industrial en la era digital

Hace una generación, la impresión digital apareció con una serie de tecnologías que permitían adoptar nuevos procesos de producción integrados y personalizar productos. Aunque estos primeros avances eran prometedores, a menudo resultaban caros y no proporcionaban una calidad aceptable para el usuario final. Una de estas tecnologías primerizas era la impresión por inyección de tinta. Durante muchos años, los equipos de impresión por inyección de tinta, como las tecnologías de gota a demanda y de inyección de tinta continua, se las vieron y se las desearon para penetrar en los mercados, ya que eran caras, tenían problemas de fiabilidad y ofrecían un abanico limitado de materiales y tintas. Estos factores restringían la gama de aplicaciones que podían producirse.

En las últimas dos décadas, avances tecnológicos en los materiales y los cabezales de impresión han permitido sacar al mercado varios productos que han transformado la dinámica del sector para permitir la personalización masiva de productos gráficos mediante la tecnología de inyección de tinta. Además, estos cambios ahora están llegando a la producción industrial. En esencia, estas soluciones por inyección de tinta permiten a los fabricantes producir artículos de calidad y al mismo tiempo beneficiarse de las ventajas operativas de la impresión digital.

No obstante, por muy importante que sea la eficacia operativa, es solo uno de los factores que potencia el crecimiento en el mercado. La capacidad de fabricar series cortas de productos de manera rentable está democratizando el proceso creativo. En un mercado en que la impresión necesita menos preparación y los inventarios se están reduciendo de manera considerable, las marcas y los diseñadores tienen libertad para probar nuevos productos, materiales y tecnologías de fabricación que no necesitan una inversión tan elevada como los productos fabricados de forma masiva. Con el impulso de internet, estos productos generan demanda de una serie de aplicaciones que antes no estaban al alcance de los consumidores y las empresas que venden a otras empresas. Estas oportunidades, generadas por el mercado y complementadas por las ventajas operativas, pueden potenciar el crecimiento rentable de empresas pequeñas y grandes.

Panorama industrial

La tecnología de impresión abarca un abanico amplio de sectores, como la comunicación gráfica, los envases, la impresión decorativa y la impresión funcional. Estos mercados tienen en común la necesidad de depositar una serie de materiales, como aglomerantes de tinta y sustancias funcionales, en diversos tipos de superficies, como hojas de papel u objetos impresos en 3D. Es habitual que las tecnologías salten de un mercado a otro. Así, una tecnología desarrollada en un principio para un segmento concreto empieza a usarse en otro y se modifica para adaptarse a los requisitos específicos de éste. Aunque la revolución digital ha seguido varios caminos, de momento el más habitual es el de la comunicación gráfica. En este segmento, la impresión digital a demanda está bien asentada, con más de mil millones de impresiones A4 al año. El uso de la tecnología ahora está extendiéndose a segmentos industriales como el envasado, la impresión decorativa y la impresión funcional.

Para conocer mejor las tendencias que afectan a los distintos segmentos, veamos una breve descripción de los mismos y algunos ejemplos que ilustran la gama de soluciones disponibles.

Packaging

El sector de los envases y embalajes es una industria gigante con unos ingresos relacionados de 368 mil millones de euros en todo el mundo según estudios sectoriales de 2014 de InfoTrends. Las aplicaciones van desde sencillas cajas de cartón ondulado marrones hasta etiquetas galardonadas para productos de gama alta. En los últimos años, se han desarrollado mucho las soluciones de impresión digital en color electrofotográficas y de inyección de tinta. Éstas representaron un volumen de producción de alrededor de mil millones de metros cuadrados en 2014, que se prevé que alcance los dos millones de metros cuadrados en 2019, lo que supone una tasa de crecimiento compuesto anual del 23%. Gracias a la nueva generación de impresoras por inyección de tinta, el mercado ahora abarca las cajas plegables, los envases flexibles, el cartón ondulado y la impresión directa sobre envases. Estos equipos no solo sirven para producir pruebas, sino que forman parte de líneas de producción totalmente integradas. Existen proveedores importantes que ofrecen soluciones para producir material de caras para cartón ondulado o imprimir cajas y expositores de cartón ondulado en formato plano, con velocidades que superan los 200 m/min.

La impresión directa sobre envases es otro ejemplo de tecnología emergente en la que las artes gráficas, la innovación y los proveedores se dan la mano para atender ‒como nunca hasta ahora‒ la demanda de impresión personalizada. Pensemos por ejemplo en una conocida marca de cerveza que ofrece botellas personalizadas con impresión digital y vinculadas a una campaña de realidad aumentada. No es que sea un concepto completamente nuevo, salvo por el hecho de que se trata de una gran empresa que puede realizarlo a escala industrial.

Impresión decorativa

La impresión decorativa es un segmento de mercado grandioso con aplicaciones que están aprovechando las ventajas de la impresión digital. Además, su gran volumen de producción digital ‒en torno a los nueve mil millones de metros cuadrados‒ está aumentando a pasos agigantados. Aunque en este segmento haya muchas más aplicaciones, en este artículo nos centraremos en la cerámica, los tejidos, los laminados y la madera, la decoración de paredes y el vidrio, que son las que lideran la transición digital.

Cerámica

El mercado de los azulejos cerámicos es enorme: según un informe de InfoTile, en 2014 se produjeron más de doce mil millones de metros cuadrados de azulejos en todo el mundo. En este segmento, tradicionalmente se han utilizado prensas rotativas para imprimir tintas decorativas sobre los azulejos antes de cocerlos, lo que permitía obtener un producto rentable que podía competir con la permanencia de la piedra natural. No obstante, el uso de cilindros de impresión rotativos tiene inconvenientes: la repetición de motivos es limitada y los cambios resultan muy caros. Como la impresión digital acorta muchísimo el ciclo de comercialización, permite los cambios de diseño y reduce la necesidad de preparación, ya domina la mayor parte de la producción de azulejos de Europa y está expandiéndose rápidamente en China. Además, la tecnología digital permite llevar a cabo impresión dimensional en fases posteriores de cocido para agregar textura a la capa decorativa.

Tejidos

La impresión textil es un mercado muy grande con una larga tradición en países como Italia, Turquía, India, Japón, Corea y China. Los tejidos impresos representaron un volumen de más de 35 mil millones de metros cuadrados en 2014 según el informe «Digital Textile Forecast» de InfoTrends. Esta cifra corresponde a la producción con máquinas serigráficas o prensas rotativas, pero el uso de impresoras digitales está creciendo a gran velocidad. Esta industria única lleva creando diseños deslumbrantes desde que se usaron las primeras matrices de madera grabada para estampar tejidos. Se ha progresado mucho desde entonces, y hoy en día la tecnología predominante para producir tejidos a gran escala es la serigrafía rotativa. Ahora que pueden usarse tintas especiales con una gama amplia de fibras tanto naturales como sintéticas, es posible crear productos rentables con colores brillantes y diseños llamativos.

La necesidad cada vez mayor de mejorar la eficacia operativa y el deseo de ofrecer diseños innovadores a los clientes son dos de los factores principales que han marcado la evolución de este mercado. Desde principios de la década de 1990, los proveedores de soluciones de inyección de tinta han intentado conseguir que esta tecnología se adaptara a las necesidades de los fabricantes textiles. En estos últimos años, la impresión por inyección de tinta se ha expandido rápidamente en empresas grandes y pequeñas del sector textil. Se prevé que la impresión digital textil alcance una tasa de crecimiento compuesto anual de más del 30% ‒más de 3.200 millones de metros cuadrados‒ en 2019 según el informe «Digital Textile Forecast» de InfoTrends. Este crecimiento tan rápido se debe a la reducción de la necesidad de preparación, la disminución de costes de la producción respetuosa con el medio ambiente y la democratización de los diseños, que permiten a las marcas penetrar en mercados nuevos con rapidez y eficacia.

Madera y laminados

Los sectores de la construcción y el mobiliario llevan décadas utilizando papeles y laminados impresos con fines decorativos. Con un abanico amplísimo de diseños que imitan la madera natural, la piedra y otros patrones gráficos, los laminados son una alternativa económica a los materiales naturales. En algunos casos, incluso, se prefiere el laminado porque dura más. El proceso es el siguiente: se imprimen papeles decorativos con prensas de huecograbado y luego se convierten en laminados mediante varios procesos. Esta industria produce digitalmente más de 300 millones de metros cuadrados al año según el informe «Profiting through Digital Printing in the Décor Marketplace» de InfoTrends de 2014. La presión para producir laminados personalizados o en tiradas cortas está incrementando la demanda de equipos de gama media e industriales capaces de imprimir volúmenes equiparables a los de las prensas de huecograbado tradicionales.

Muchos proveedores importantes de laminados y papel decorativo (como Schattdecor, WilsonArt o Formica) ahora ofrecen productos que dan respuesta a la demanda de mayor personalización y libertad de diseño. Esta tendencia llega tras muchos años de producir con mucho éxito suelos de laminado y molduras decorativas para el sector de la construcción. Siguiendo la estela de las tecnologías de impresión de laminados, han aparecido otras soluciones de impresión directa en diversos soportes, como la fibra de madera de densidad media (MDF), el contrachapado o la madera natural. Estos materiales, que no necesitan contracolarse, sirven para añadir una superficie decorativa a diversas aplicaciones domésticas y comerciales.

Decoración de paredes

Las personas han decorado las paredes de sus hogares desde que en la antigua China se usaba para embellecer las estancias de los palacios. En 1481, el rey Luis XI de Francia encargó papel pintado para sus aposentos reales. El artista Jean Bourdichon pintó cincuenta rollos de papel con ángeles sobre un fondo azul porque el rey Luis cambiaba de castillo con frecuencia. La decoración de paredes ha evolucionado mucho y hoy en día es un elemento habitual del interiorismo de muchos domicilios y edificios comerciales. Para producirlo, se han usado diversas técnicas, como la impresión planográfica, el offset, la flexografía y el huecograbado. El sector produce unos 52 millones de metros cuadrados al año según el informe «Profiting through Digital Printing in the Décor Marketplace» de InfoTrends de 2014.

Por su parte, los sistemas de impresión digital en gran formato han dado lugar a numerosas soluciones innovadoras de comunicación gráfica en diversos sectores, que con el tiempo también han penetrado en el segmento de la decoración de paredes. Otro elemento destacable es la tinta de impresión digital (p. ej., la tinta de látex y la tinta UV flexible), cuyos avances ya permiten imprimir sobre soportes estándares que cumplen las normativas de salud pública y seguridad. Aplicaciones como murales y rollos de papel pintado con los mejores gráficos son cada vez más comunes y hay numerosos proveedores.

Vidrio

El vidrio decorativo ha adornado nuestras ciudades durante siglos en catedrales, palacios y otros edificios públicos y privados. Las aplicaciones del vidrio van desde vidrieras emplomadas hasta cristales serigrafiados, para promocionar una marca, fomentar la expresión artística o servir de rótulo. El mercado del vidrio plano, que factura más de 64.000 millones de euros al año, está comenzando a adoptar la impresión digital para expandirse. Gracias al desarrollo de cabezales de impresión por inyección de tinta que pueden imprimir tintas cerámicas sobre vidrio, varios sectores están usando la impresión digital para producir vidrio decorativo duradero en aplicaciones arquitectónicas e industriales.

Impresión funcional

En la impresión funcional, a una superficie se le imprime tinta u otro material para darle una función. Se usan tecnologías piezoeléctricas o de gota continua para hacer posible la deposición de diversas clases de material. Las aplicaciones incluyen interruptores de membrana, componentes electrónicos impresos, impresión 3D y otras innovaciones de tamaño diminuto como las nanopartículas, que se están expandiendo en los ámbitos farmacéutico y biomédico. Veamos algunos de los avances que se están llevando a cabo en estas aplicaciones. En este sentido, existen varias tecnologías de deposición muy interesantes, pero pertenecen a ámbitos muy especializados dentro del campo de la biología.

Interruptores de membrana

Según la American Society for Testing and Materials (ASTM), un interruptor de membrana es «un interruptor en el que al menos un contacto está colocado sobre un soporte flexible, o compuesto de un material como éste». Los soportes flexibles suelen imprimirse sobre tereftalato de polietileno, que se usa como material portador. Los interruptores de membrana son de uso habitual en electrodomésticos, instrumental médico, videojuegos, teléfonos móviles y juguetes.

Las tecnologías de impresión se usan habitualmente para producir la capa gráfica, así como parte de los circuitos en los que se emplean tintas conductivas. Los avances en la tecnología de impresión digital UV ‒como las tintas flexibles y el secado por leds (diodos emisores de luz)‒ están ampliando el abanico de aplicaciones de los interruptores de membrana y los materiales portadores, que ahora incluyen soportes flexibles que pueden secarse con menos energía y calor. En algunas aplicaciones de gran volumen, la tecnología de secado por haz de electrones permite depositar y secar materiales delicados. En todos estos casos, la impresión personalizada y en tiradas cortas puede ocupar el lugar de la serigrafía y la flexografía.

Impresión en 3D

La industria de la impresión tridimensional es un sector enorme con muchas tecnologías, aplicaciones, materiales, precios y soluciones. Entre las tecnologías de impresión 3D actuales, se hallan la inyección de aglutinante, el procesamiento digital de la luz, la fusión por haz de electrones, la fabricación de filamentos fundidos, la inyección de material, el laminado por deposición selectiva, la sinterización selectiva por láser y la estereolitografía. Todas tienen sus pros y sus contras, y es probable que esta lista siga creciendo, ya que cada vez son más los proveedores que entran en este sector. El mercado se divide en tres categorías de productos: industrial, profesional y personal. Algunas aplicaciones habituales de las impresoras 3D son los prototipos, los moldes, los troqueles y también objetos listos para usarse. Casi todas las industrias utilizan estas aplicaciones para producir objetos, que van desde los productos diminutos para investigación hasta piezas de aviones. El sector está evolucionando con rapidez y no pasa un día sin que nos cuenten un nuevo avance que hace posible otra aplicación interesante. El atractivo de la impresión 3D está en sus ventajas: pocas mermas, ciclo de comercialización corto y posibilidad de producir diseños propios.

Electrónica impresa

En la electrónica impresa, se emplean técnicas de impresión tradicional para producir dispositivos eléctricos en diversos soportes. Los circuitos eléctricos se han impreso mediante serigrafía, flexografía, huecograbado y litografía offset durante muchos años, y con inyección de tinta también desde hace unos años. Las tintas, funcionales desde el punto de vista eléctrico, se depositan en el soporte para crear dispositivos activos o pasivos, como resistencias o transistores de película delgada. La electrónica impresa se emplea en pantallas flexibles, etiquetas inteligentes, pósters decorativos/animados y ropa deportiva.

Un ejemplo en el que la tecnología digital se está postulando como alternativa a soluciones más complejas y caras es la creación de componentes de pantallas con leds orgánicos (OLED).

La impresión digital de pantallas está a la vanguardia de la innovación. No obstante, la deposición digital de materiales funcionales lleva desarrollándose desde principios de la década de 1990 y hoy en día se emplea en varias aplicaciones, como las etiquetas RFID (identificación por radiofrecuencia), los tejidos inteligentes y muchos otros elementos eléctricos impresos. Con todo, técnicas de impresión tradicional como la flexografía y la fotolitografía aún se usan para producir grandes volúmenes de componentes eléctricos impresos. Por lo tanto, es un sector con muchas posibilidades de crecimiento para los proveedores de impresión especializados.

Autor: Ron Gilboa


ebooks que quieren ser papel

ebooks que quieren ser papel

Los ebooks en busca de una lectura más natural. Kindle cambia de tipografía para mejorar la legibilidad

Bookerly es la nueva tipografía que sustituirá a Caecilia en los dispositivos Kindle. La nueva letra busca ofrecer una experiencia de lectura más natural. Además, en Amazon también han decidido resolver los problemas de composición tipográfica, por ejemplo, eliminando el tedioso y antiestético texto justificado que los Kindle presentaban desde el año 2007.

Las novedades tipográficas de Kindle se centran en una optimización de texto, con una mejor justificación, kerning, capitulares y posicionamiento de imagen.

La tipografía de los ebooks

Bookerly es la primera tipografía creada en exclusiva para Kindle. La fuente que sustituye a Caecilia es una serif que ha sido hecha a medida por Amazon para mejorar la legibilidad en todos los dispositivos. Como la Literata de Google –introducida recientemente– Bookerly pretende dar respuesta a muchas de las cuestiones estéticas que surgían en torno a las fuentes en los ebooks. El interletraje se ha mejorado introduciendo nuevas opciones, de forma muy similar a lo que sucede cuando se lee un libro impreso.

En apariencia, Bookerly tiene cierta similitud con la Baskerville –todo un clásico de 225 años de edad– y Caecilia. Ambas fuentes estaban disponibles en el Kindle, pero presentaban problemas. En los dispositivos de baja resolución, las finas y elegantes líneas de Baskerville presentaban una apariencia tosca. Mientras que Caecilia, la slab serif que hasta ahora era la fuente por defecto de Amazon, aunque era muy fácil de leer, ésta funcionaba mejor para titulares que en cuerpo texto, porque la slab serif a menudo se entiende como una negrita, incluso cuando no lo es, llegando a producir confusión.

Bookerly aborda estas dos cuestiones. La tipografía de Amazon fue diseñada desde cero para ser aún más legible que Caecilia. Según pruebas internas de Amazon, la nueva fuente facilita la lectura en un 2% para nuestro ojo.

Estos cambios mejoran sin duda la experiencia de lectura y dan respuesta las críticas que tiempo atrás había suscitado el dispositivo de Amazon.

Fuente: Gràffica


impresión flexográfica

El futuro de la impresión flexográfica

El mercado mundial de la impresión flexográfica ascendió a casi 162 mil millones de dólares en 2013, lo que representa un incremento del 2,9% en 2012 en términos de dólares actuales, lo que equivale a un incremento del 2,0% en términos de valor constante. De acuerdo con un informe de Smithers Pira, el valor de la producción prevé que crezca un 5,3% de promedio en términos corrientes a 218 mil millones de dólares y un aumento del 3,0% de media en términos constantes a más de 192 mil millones de dólares en el mismo período.

El futuro de la impresión flexográfica

El estudio titulado “El futuro de la impresión flexográfica en un mundo digital a 2019” elaborado por Smithers Pira, examina la impresión flexográfica mundial entre 2009 y 2019. Se presenta un análisis de los acontecimientos que puedan influir dentro de este mercado, teniendo en cuenta el crecimiento reciente, la evolución de la tecnología y los conductores clave y tendencias que influirán en el consumo de los productos finales correspondientes durante el período de previsión para 2019.

Centrado principalmente en los segmentos de embalaje y de impresión de etiquetas, el flexo ha sido el menos afectado de todos los procesos de impresión tradicionales por el aumento de la tecnología digital, y por la crisis en los mercados de impresión gráfica en Occidente (así como incluso algunas economías emergentes de transición). El área más grande en términos de valor - envases de cartón ondulado - generalmente crece en línea con la economía mundial, y el área individual más grande en términos de volumen (impresión) - envases flexibles - teniendo la cuota de otros tipos de embalajes, el flexo ha permanecido bien y hay oportunidades de crecimiento.

Sólo en las etiquetas el digital comienza a hacer incursiones reales en flexo, aunque a largo plazo, la tendencia hacia tiradas más cortas podría tener un impacto en áreas como cartones y flexibles, aunque principalmente en los márgenes de las áreas de nicho. En corrugado, el digital no afecta al flexo que se utiliza para tiradas largas y como parte de boxmaking en carpetas / encoladoras, pero está tomando presencia el laminado litográfico de alta calidad, con gran formato y de inyección de tinta de cama plana más productivo utilizado para ejecutar corrugado.

En última instancia, los principales factores que influyen en el mercado del flexo son las tendencias en la demanda de envases, que se rigen por la economía y la demografía. La creciente globalización significa que hay un crecimiento significativo en las regiones recientemente industrializadas del mundo donde hay un movimiento lejos de las economías basadas en la agricultura. Como crecen los ingresos disponibles, para que los consumidores opten por comprar productos de marca, hay informes de crecimiento significativo en Asia, América Latina y cada vez más en los países africanos. Por otra parte, el aumento de los hogares y la demanda de elementos más pequeños significa que el tamaño medio se está reduciendo y hay más variedades que tratan de captar más consumidores.

Los principales desarrollos en la tecnología flexo reflejan las cambiantes demandas de los productos finales y las tendencias que afectan a los mercados. Hay continuas reducciones en tiradas junto con una preferencia por los tamaños más pequeños de envases con películas de mayor rendimiento en envases flexibles.

La tendencia más importante en este momento de la evolución de la flexografía es el continuo desarrollo de la preimpresión, también conocida como la etapa de pre-producción. La calidad está mejorando, mientras que el tiempo y el costo de la aprobación del diseño y producción de planchas se está reduciendo. Más impresoras flexográficas están tomando el control de la preimpresión, incluyendo el CTP digital, ya que establecen las especificaciones adecuadas y monitoreo de la calidad, así como mejoran el rendimiento y la productividad del proceso.

El mercado de la impresión flexográfica ha sido segmentado por los siguientes tipos de productos: cajas de cartón corrugado, envases flexibles, bolsas y sacos, etiquetas, cajas plegables, periódicos, sobres, sanitario / utensilios de cocina y otros productos. En términos de valor, el mercado más grande para la impresión flexográfica global es un embalaje corrugado, que representa aproximadamente el 60% del mercado; esto es seguido por un embalaje flexible con el 18%.

En términos de valor actual, América del Norte fue durante algún tiempo el mayor mercado para la impresión flexográfica, que ahora representa aproximadamente el 28% del mercado, pero en 2013 Asia superó a América del Norte, impulsado por el crecimiento en la producción de envases de cartón ondulado, y ahora representa el 31%, con Europa occidental, el 25%. Europa Occidental es, sin embargo, el mayor mercado mundial en términos de volumen, con una cuota del 31%; esto es seguido de cerca por América del Norte en 29% y Asia con un 22%. De cara al futuro, la participación de Asia se prevé que alcance el 28% en volumen y 39% en términos de valor en 2019.

El estudio “El futuro de la impresión flexográfica en un mundo digital a 2019” está disponible por 3.950 £. Para obtener más información www.smitherspira.com. Smithers Pira es la autoridad mundial en las cadenas de embalaje, papel y de impresión de suministro de la industria. Fundada en 1930, Smithers Pira ofrece consultoría estratégica y técnica, las pruebas, la inteligencia y eventos para ayudar a los clientes a obtener conocimientos del mercado, identificar oportunidades, evaluar el rendimiento del producto y gestionar el cumplimiento.

Fuente: Impremprés


optimismo en el sector gráfico

Optimismo en el sector gráfico

Ya contamos con los primeros resultados del segundo reporte “drupa Global Trends” sobre las tendencias económicas y operativas del sector gráfico mundial. El resultado es incluso más interesante, ya que el cuestionario es esencialmente idéntico al primer informe “drupa Global Trends” de febrero de 2014. Debido a ello es posible señalar detalladamente tanto la evolución y los datos clave del sector gráfico mundial, como las condiciones financieras, el clima de negocios, las intenciones de inversión o las tecnologías utilizadas, además de identificar las tendencias.

“Nos sorprendió mucho que el panel de expertos coincidiera en líneas generales en la misma opinión positiva sobre la situación del sector gráfico. En el momento de la encuesta en octubre de 2014, tanto los prestadores de servicios de impresión como la industria proveedora internacional evaluaron la situación económica actual de su empresa de manera positiva. Aún más sorprendente fue saber que los gráficos y su industria proveedora se dirigen a un futuro con pronóstico claramente favorable”. De este modo, Werner Matthias Dornscheidt, presidente de la Dirección de Messe Dusseldorf, resume los principales resultados del estudio sobre el sector gráfico. A la pregunta de: “¿Cómo evalúa usted las perspectivas para los próximos doce meses?”, el 48 por ciento de los prestadores de servicios del sector gráfico consultados respondió que esperaba una mejora de la situación económica. Sólo el siete por ciento espera que la situación empeore. En la industria de suministradores a nivel mundial, los resultados son igual de positivos. El 51 por ciento cuenta con una mejora y sólo el ocho por ciento con una situación peor.

En cambio los parámetros del sector gráfico analizados por separado dieron resultados claramente diferenciados:

  1. La facturación de la industria gráfica se sigue incrementando, pero en forma menos manifiesta. El 39 por ciento de los prestadores de servicios gráficos dan cuenta de un incremento de su facturación, mientras que únicamente el 22 por ciento informa un retroceso. Pero este saldo positivo del 17 por ciento está muy debajo del 27 por ciento de la primera encuesta.
  2. Los márgenes de los prestadores de servicios gráficos siguen bajando. Casi la mitad (el 43 por ciento) de los gráficos consultados refiere que sus márgenes están bajando y sólo el 16 por ciento pudo incrementarlos. En este escenario, las excepciones positivas son los mercados de Norteamérica y de Medio Oriente, en los que el 29 o el 28 por ciento de la industria señaló que sus márgenes se habían incrementado.
  3. La impresión digital (todavía) no genera facturación a gran escala. A pesar de que la participación porcentual de la impresión digital en el mix total de tecnología de impresión se sigue incrementando, la impresión convencional sigue generando la mayor parte de la facturación. Apenas el diez por ciento de los prestadores gráficos consultados adjudican más del 25 por ciento de su facturación (2013: 7,9 por ciento) a la impresión digital.
  4. La industria gráfica no apuesta por prestaciones fuera de la impresión propiamente dicha. Si bien ha sido recomendado como nueva área de negocios, en realidad no puede afirmarse que ha desembarcado de forma definitiva, ya que sólo el 27 por ciento de las imprentas encuestadas deben más del diez por ciento de su facturación a otros servicios que no son impresiones propiamente dichas (por ejemplo la gestión de activos para clientes, la actualización de bases de datos, etc.).

A pesar de la tendencia negativa que suponen ciertos parámetros individuales, las conclusiones que podemos sacar del segundo reporte “drupa Global Trends” permiten formarnos una opinión ciertamente positiva. Este optimismo tiene su base en los planes de inversión que han indicado tanto los prestadores de servicios de impresión como las empresas proveedoras. Porque únicamente una estrategia que proyecta evolución es garantía de competitividad y, por consiguiente, del futuro de la empresa.

Más de 1.100 personas internacionales de la industria gráfica internacional y de su industria proveedora que toman decisiones en su empresa, han contestado el amplio cuestionario en octubre de 2014. Wissler & Partner (Suiza) y Printfuture (Gran Bretaña) son empresas independientes investigadoras de mercados, que analizaron y procesaron eficientemente los resultados, como ya lo habían hecho con el primer reporte "drupa Global Trends”- A finales de marzo contaremos de forma gratuita con el resumen ejecutivo en siete idiomas (inglés, alemán, francés, español, portugués, chino y ruso). La versión completa en idioma inglés incluyendo el dossier de estadísticas podrá descargarse del portal www.drupa.de a un precio de 249,00 euros.

Fuente: Alabrent

Packaging Touchpoint en drupa 2016

Una de las claves de Drupa 2016 será el mundo del packaging. Papeles con atractivo sensorial combinados con excelentes técnica de acabado convierten a los envases en medios publicitarios de primera categoría. Además, en pleno siglo XXI las pantallas digitales y los sensores hacen que el embalaje sea inteligente.

Según diferentes estudios, se prevé que el mercado de envases y embalajes alcance los 975 millones de euros en 2018. En Drupa 2016, la sección Packaging Touchpoint reflejará dicha situación “Nuestro objetivo es utilizar Packaging Touchpoint para identificar el potencial de diseño de envases y la producción y dirección de importantes mercados verticales", dice Sabine Geldermann, Director Drupa, destacando la idea que hay detrás de esta parte del espectáculo de la próxima feria. Está dirigido a las marcas, diseñadores de envases y proveedores de servicios que ya operan en el sector del embalaje o que quieren entrar en el sector.

Packaging en drupa 2016

El pabellón 12 de Drupa acogerá está sección y está siendo diseñado y ejecutado en estrecha colaboración con la European Packaging Diseño Associa-ción (EPDA), la principal asociación de marcas y agencias de envasado de Europa. "Vamos a descubrir todo el espectro del mundo del packaging: requisitos técnicos / funcionales, consideraciones culturales y éticos, la rentabilidad y la eficiencia, la amplia gama de sustratos a través de las tecnologías que se utilizan", explica Claudia Josephs, Project Manager en EPDA. Para estar en condiciones de cumplir con las necesidades especiales de las diversas industrias. Packaging Touchpoint se divide en cuatro "laboratorios del futuro ": "alimentos y bebidas", "no alimentaria", "industria farmacéutica" y "cosméticos". En estos laboratorios podremos ver casos de éxito, así como posibles futuras soluciones de producción que pretenden inspirar a los visitantes.

La drupa ha sido y sigue siendo la principal feria de referencia para el sector de la impresión gráfica e industrial, así como para el sector de los medios y multicanal.

Del 31 de mayo al 10 de junio, la feria líder mundial, drupa, será el punto de partida de visiones prometedoras y el eje central de las tecnologías del futuro que impulsarán el mercado y ofrecerán grandes posibilidades y un gran potencial de crecimiento a escala internacional.